martes, agosto 30

Konita

No estamos locos
Es la sociedad la que nos encierra
En la burbuja de la sobriedad.
Si quieres
Puedo enseñarte a amar
Como los veranos perdidos en letras
Y las horas gastadas en la zozobra.
Konita,
Tú que has llegado a mi vida
No quiero que te vayas
Ya que navegas en el corazón
De un escritor.
Te enseño lo que sé
Y aquello es mucho.
No soy un rompe corazones
Pero si sé querer.
Eres mi nueva esperanza
Como la poesía muerta
En anaqueles llenos de polvo;
Sea como la magia instruida
Y la alquimia
De aquel escritor lúgubre. 

miércoles, agosto 24

Detallarte

Como la brevedad del tiempo
En su burbuja de espera;
Estás así, como lo que amo
A la distancia infinita
Que nos corrompe a lugares prohibidos.
Sol de luna,
Estrella sin carisma
Gravedad del tiempo
Sombra en el anochecer:
Es tardío nuestras compras
Hacia los siete mares,
Como en susurro en noches de verano.
Estas ahí como la fuerza redentora,
Como la espiral del tiempo.
Estas ahí para desahogarme
Como luz incandescente
En una lámpara de billar.
Ahora los días son mas necios
Y nuestro vínculo es más personal.
Estás ahí
Y así quedaras en el olvido
En los acordes de Sanz
En la intempestiva llamarada del fuego;
En la sombra lunar
En la esperanza de un nuevo dios.
Como te amo
Tanto para volverte a escribir
E intentar detallarte. 

sábado, agosto 13

Mi esposa

No quiero enredarte en mis mares de problemas
O en mis pensamientos que se contradicen a cada instante;
No quiero contarte sobre mí
Porque vos me conoces ya. 
No, en este escrito no hablaré de eso. 
Mira:
Es difícil definir lo que eres tu para mí
Porque significas muchas cosas;
Eres como el primer sorbo de café en la mañana,
Eres como la lluvia que moja el asfalto gris de esta ciudad fría,
Eres como esa brisa que roza los rostros,
Eres  como un aroma leve al olfato. 
Significas mucho;
Como la neblina del amanecer
O como el sol de la ciudad donde nací: caliente y tibio a la vez.
Entonces, 
Al ser mucho para mí,
Trato de ocultarlo
Para no demostrarte lo mucho que te extraño. 
Lo mucho que deseo que vuelvas
Y así entregarte los cientos de escritos después de ese primer libro.
De tratar de escribirte lo que significas
Y lo que eres acá: en las Letras, en mi vida. 
Eres algo de lo que no me puedo zafar;
Porque eres mi esposa,
La Musa a quien les escribo,
La Musa a quien yo quiero,
La musa que se ha llevado todas estas letras
A su sonrisa de cristal, siempre bella,
Como tus ojos cafeces, que son sólo tuyos.

sábado, agosto 6

Azul

La niña de cabello azul
Siempre con sorpresas.
Si la vida enseña algo
Es que no hay distancia para el amor;
Y aunque no me hagas caso
Estaré pendiente a tus movimientos:
No por ello caeré en el opio para el pueblo.
Sigo en mi rutina 
Encontrando nuevas tendencias,
Y aunque estés lejos
Me prometí escribirte.
Y aunque no te importe
Aquí estoy;
Venciendo los demonios
Aumentando la perspectiva
Escribiendo mi cuaderno número trece:
Todos perdidos.
Solo quedan las mejores letras
Publicadas al sol:
El color de tu cabello azul
Como la primavera y el mar.