jueves, julio 14

Fuego

Justo ahora, instante fugaz por su esencia,
Todo recae en su propio peso.
Cada cosa adquiere aquel dote de importancia;
Todo encuentra un relativo reordenamiento 
En aquello que es entendido como centro;
Pero no debe ser este centro entendido desde la espacialidad,
Sino desde el carácter ideológico en su sentido concreto.
Navego en un limbo,
Si desean buscarle un sinónimo a las seis letras;
Ó bien me encuentro en la niebla espesa,
Aquella que no se va, aquella que no te deja.
El puente del pensamiento encuentra relación 
Siempre expresada en aquella llama
Que aún sigue creciendo en el silencio de la zozobra, 
De lo que es; lo que realmente atañe a la incertidumbre. 
Es una expresión del caos envuelta en su orden;
El caos va siempre de la mano con la transformación caminante.
Por ello,
Otro momento inscrito en este tren Tercero,
Es aquel momento fugaz donde el caos encuentra su armonía
En el proceso de transformación continua.
Y si, aquello que nos hace caer aún tanto
Queda bajo la reflexión sobre la complejidad 
De comprender aquel proceso;
Todo ello, bajo la búsqueda incesante 
En el silencio de tu pecho, siempre, envuelto en fuego.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario