martes, junio 7

Carta V

Hay cartas que nunca se escriben Gisell,
Que se pierden en el olvido,
En el laberinto de la moral oscura:
Aquella que debo crear
Para poder pensar más allá.
Mira que las cosas rutinarias
Después de quitarlas un tiempo,
Al volver,
Las ves diferentes, las ves raras.
Ahora tengo miedo de algo
Que algún día quisiera confesarte
Mientras te pido excusas a ti
Y a los ocho cielos restantes.
Si corazón, algún día:
Porque hoy me he dado cuenta amargamente
Que te debo una promesa
Y que parece que no la estoy cumpliendo.
Ya ha pasado un buen tiempo, entonces,
Esta quinta carta, la más sincera
No hace más que recordarme dos cosas:
La primera es que cuando no hay nada estas vos
Mi sueño, mi esperanza.
Y la segunda
Es que debo comenzar a luchar por estar mejor,
Y no solo con ti, sino también conmigo mismo.
Recuerdo entonces que las letras son el puente y que yo
Voy a saltar el abismo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario