domingo, mayo 29

Día 3

El cielo se cae:
Como la esperanza de palpar tus manos,
De observar tus pupilas.
El cielo se cae,
Y yo, deseo que caiga sobre mí;
Porque la esperanza se perdió en un laberinto de dudas,
Huyo en escape sin retorno.
Porqué mis ganas de luchar se fueron junto a tus ojos cafeces.
Dime, dime tú, que eres mi literatura eterna.
Dime porque el sueño que quizá me mantenía en pie
Se fue junto a tu última palabra: si.
El estrés me vence
Y el odio invade cada palmo de mi ser.
La bazofia de la vida me infesta
Y la rabia acumulada estalla.
Todo se ha convertido en una mentira insoportable,
Y lo único real, que eras tú,
Ya se pierde en el silencio de un desertor. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario