miércoles, enero 28

Cariños

Pues sea la alegría de dedicar un escrito
A las personas que quieres con el dolor del cuerpo
Y el temor a la vida.
Y es que escribo a quienes me han dado esa vida;
Puesto que al pasar los años, y con
Las responsabilidades de salir adelante
Con el sentimiento de ser alguien de quien enorgullecerse,
El cariño certero que siente por ellos,
No me deja esclarecer los porqués
De los cuales hago tanta referencia:
O de aquellas lindas frases
Que quedaran con polvo en cajones viejos:
Es que las palabras se las lleva el viento.
Quisiera, entonces, hablar de
Su sabiduría añeja como la levadura
Que ha quitado el hambre a millones de habitantes.
O de la paciencia de una luchadora
Que no se cansa de tocar puertas de madera
Para ver sus sueños realizados.
Yo no he de ser algo excepcional pero si especial;
Es que la fuerza de su pelo cada vez más cano
Se convierte en alegría de verme rodeado de gente buena,
De observar el futuro como un reto
Y de no rendirme las veces que he sufrido,
Aunque me cueste reponerme.
Son ellos inspiración
Son ellos por quien deriva este poemario.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario