miércoles, enero 28

Cariños

Pues sea la alegría de dedicar un escrito
A las personas que quieres con el dolor del cuerpo
Y el temor a la vida.
Y es que escribo a quienes me han dado esa vida;
Puesto que al pasar los años, y con
Las responsabilidades de salir adelante
Con el sentimiento de ser alguien de quien enorgullecerse,
El cariño certero que siente por ellos,
No me deja esclarecer los porqués
De los cuales hago tanta referencia:
O de aquellas lindas frases
Que quedaran con polvo en cajones viejos:
Es que las palabras se las lleva el viento.
Quisiera, entonces, hablar de
Su sabiduría añeja como la levadura
Que ha quitado el hambre a millones de habitantes.
O de la paciencia de una luchadora
Que no se cansa de tocar puertas de madera
Para ver sus sueños realizados.
Yo no he de ser algo excepcional pero si especial;
Es que la fuerza de su pelo cada vez más cano
Se convierte en alegría de verme rodeado de gente buena,
De observar el futuro como un reto
Y de no rendirme las veces que he sufrido,
Aunque me cueste reponerme.
Son ellos inspiración
Son ellos por quien deriva este poemario.

domingo, enero 18

Mi pequeña Imouto

La inocencia escondida,
La fortuna que naciste en esta época.
Tus sueños que no alcanzan 
A divisar un futuro, no por tu desdicha,
Sino por tu coraje perdido. 
Tu búsqueda en algo que no existe;
Porque como vemos el amor, no existe. 
Tu intento por ser algo,
En el laberinto de ser muchas;
Pero la mayoría falsas. 
Porque aquello es real, pero no presencial.
Tu sabiduría inventada,
Creo que me he confundido de etapa. 
Tu decepción ante el mundo. 
Es normal,
Todo causa (todo no, la mayoría)
Decepción en el mundo;
Y eso que no conoces como es ese mundo. 
Tu máscara de niña
Pronto no servirá,
Y tengo que decirte lastimosamente 
Que aquello es privilegio de pocos;
Porque no es algo de seguir por siempre.
Pero si lo decides,
Juegas con tantas palabras,
Que terminarás aburrida de la vida real.
Intenta una vez más,
A ver si te salvo, y te dejas salvar.
Y de paso me regalas esperanza,
Que aquella anda perdida en búsqueda de las seis letras.
Qué vida ésta.
Y que escrito este,
Quién lo diría... 

martes, enero 13

A la distancia

A la distancia infinita
Siento tu melodía;
Aquella que me da esperanza
Amor y compañía. 

Siento tu querer
Como todo aquello que me da fe;
Como aquello a lo que quiero
Y me da fuerza para no decaer. 

Si tan sólo tu mirada, tus caricias
Estuvieran tan cerca;
Te juraría por mi vida
Que te regalaría mi locura llena de alegría y poesía. 

Solo te puedo decir, 
Y ten certeza de esto,
Que el Destino apremiará
Todo aquello que hoy tú me regalas, sin mirar atrás. 

viernes, enero 2

Por versos

En nombre de la decidía,
De entregar el corazón,
De nombrar aquello innombrable,
De plasmar un nuevo sentido a la existencia;
Sin decir porqué, yo quiero entender
Que entiendas lo que yo entiendo:
No sé si te escribo a ti,
O a mis más íntimos miedos y deseos. 
Una cosa es clara, y esto es dañar lo escrito:
El silencio, es el precio de la contradicción
En busca de la libertad.
Y es que te convertiste en receptora
Animosa de mensajes, siempre cortos
Que desnudan el alma en amaneceres
Cada vez más intensos. 
Y a las muchas preguntas que ronda mi vida ahora
Eres respuesta a lo mal dicho,
A lo mal buscado: 
No por ello si caer en la tentación de lo encontrado.
Porque, el vuelo de tu nombre es 
Tan sólo un paso al delirio compartido
Entre la tanta literatura barata que compro (escribo).
Pues me has nombrado,
Y ante eso yo quiero darte versos,
No besos: porque de lo contrario
Me hundiría en aquella bahía linda y generosa.
Con tal que aceptes tal dádiva 
Yo estaré alegre al componerte
Mi querida niña de cabello azul.