jueves, abril 30

Kokoro-chan

Fuiste un escape ante aquel castillo de naipes
Que edifique a base de letras
Sin conocer aún las consecuencias que conllevan éstas. 
Rápidamente te convertiste el camino a seguir
Cuando la esperanza dejo de creer;
Iluminaste con tu luz aquel túnel oscuro en que se envolvía mi presente
Y si, alguna vez pensé, que aquella luz me acompañaría por el resto de mis días. 
No supe valorar ni tus abrazos ni tus besos;
No supe entender el significado de aquellos celos.
Intenté descifrar tu sonrisa encriptada,
Con falsas pistas, con falsas caídas.
No supe vivir y valorar estar contigo
Ni aún creo hacerlo 
Por aquel sencillo hecho
De no entregarte todo aquello.
Tu coreografía quizás nunca encontró armonía,
Pero nunca agradecí por aquel valeroso intento.
De seguro ya no siga navegando en tu memoria,
Porque el olvido toca mucho más pronto las puertas
Cuando realmente nos cansamos de las batallas sin final aparente.
Al final de cuentas,
Si conllevaba aquel peso llamado pasado;
Quizás nunca lo lance al vacío
Como muchas veces afirme de antemano.
Todo ha de quedar resumido en tus zapatos,
Que aún siguen guardados en aquel mediero,
Ya perdido en el recuerdo.
Por ello,
Tras los largos días que conllevo tu improvista partida,
Ya no dibujo en mi memoria tus elegantes pasos;
Ya no quiero el compás que representaba tu alegría.
Mi bailarina de Ballet,
O la que algún día fue,
Se ha de perder en las muchas letras
Que ha de resignificar mi pasado;
Pero, no sin antes,
De nuevo excusarme ante su sonrisa
Por no abarcar sus sencillas expectativas.  
De ella queda el recuerdo
Estampado en aquel lugar, en aquel beso, en aquel silencio. 




miércoles, abril 29

Allí estas tu

Como la brisa que roza nuestros rostros
En una estación de buses
Bajo un silencio arduo y caluroso de verano. 
Así estás vos ahora, acá 
En este silencio de un centro infinito; 
Siempre en espera de algo,
Ese algo que no se espera, que se forja. 
Allí estas tu
En el lugar que no podré definir. 
Porque eres cielo: el sereno. 
Por ello estás en esas solitarias noches 
En donde lo único que anhelo es observar tus ojos cafeces
Bajo el atardecer de un febrero. 
Estás allí, 
Como uno de los sueños que aún me mantiene en pie, 
Que aún me mantiene luchando. 
Me preguntas, contra quién; 
Y no lo sé, 
Supongo que contra la vida
O contra mis errores más orgullosos. 
Pero así es,
Me mantienes en pie 
En espera del ataque para el contra-ataque,
Porque mi tiempo es ahora
Porque mi tiempo aún es mío
Y trato de aprovecharlo al máximo
Para decir, cuando no lo posea
Que lo empleé bien,
Y que con eso pude ver tu sonrisa perfecta.
Te mantienes en la vigilia y el insomnio de mis pensamientos,
Y te escabullís por el laberinto de mis recuerdos;
Entrar por el medio, de estas, las letras
Y yo no tengo reversa ni fuerzas 
Para evitar pensar en tu mirada inquieta. 
Sigo mirando las estrellas (del suelo)
Con un solo fin: perderme en ellas
Para hallar la respuesta
Del porque tantas letras. 
Al fin y al cabo, lo de los dos, 
No tiene respuesta
Porque sencillamente es una leyenda. 
(Mi dulce niña de las rimas inciertas, serenas).

sábado, abril 18

Se rozaron

A Imouto:


Se rozaron
Nuestras dos almas desnudas,
Tenues cálidas
Tras el palpitar
Y el deseo intenso
De un beso conjurado
Bajo los árboles de cerezo.
Amparo de mayo;
Gracias por esta locura impresa
Al viajar junto a mí tan lejos en esta
Ciudad tan negra,
Para vencer el miedo
Sumergirse en mares de pensamiento,
Alabar ese único beso.
Ese nombre tuyo no será olvidado
Ya que eres luz de bombillas sin foco
Pues seas tú el todo que pedí
Por mi curación tardía,
Gracias. 
                                                            Erina Ogura

lunes, abril 6

Mientras

Ando pensando en vos,
Mientras escribo por qué se deserta en la educación.
Entonces tu mirada se me escapa en aquella distancia que nos separa,
Mientras reflexiono la miseria de tantas letras.
Y qué quieres que te diga,
Esta realidad nos come la piel viva
Esa que suda, se empapa y se roza,
Mientras los niños y niñas esperan comprarse un Cadillac,
Yo aún espero la furia contenida en las rimas escritas a tu nombre.
¿Porque irse?
Es aquello que intento responder bajo otra vez esa mirada
De un vestido color rojo y una hilera de cabellos
Que me recuerdan los hilos dorados que flotaron sobre aires no tan Buenos.

martes, marzo 31

Carta a las musas


Hay cosas que no poseen una explicación,
Que no tienen forma ni historia.
Que están allí,
Donde sencillamente siente el alma.
Están como el amanecer silencioso de un día,
Como una noche estrellada;
Como la lluvia que significa algo para cada quien,
Como el susurro del viento que roza las mejillas. 
Están en algún lugar de ese algo;
Ese algo que toca nuestro seres
Para convertirnos en lo que estamos destinados:
Ser sencillamente nosotros mismos. 
Y allí es donde radica la diferencia 
Entre cada alma que habita en esta existencia:
Cada persona camina en busca de sí misma,
Vagando por los caminos que ha decidido correr. 
He ahí la diferencia entre las muchas que existen.
Y son en nombre de aquellas cosas que guardamos en silencio
Para después expresarlas en las formas
Más loables que uno desee; en mi caso,
Son las Letras que interactúan en la conformación
Y afirmación de aquella cosa a lo que llamamos "Yo".
Ese es mi puente,
Esa es mi condena,
Esa es mi alma,
Esa es mi vida.
Aquellas letras son el algo que le dan sentido a esta:
Una rara (como toda) existencia. 
Aquellas son las que forjan el camino
Hacía un lugar siempre incierto;
Aquellas que sencillamente son la vida de este escritor. 
Aquellas que curan el alma
A quién quiera escucharlas;
Porque me gusta escribirle a las personas,
Para hacerles creer que existe algo más;
Algo más que ellos han de descubrir, sentir, vivir: así sea la maldad. 
Quiero que las personas lean mis Letras,
Y vuelen a mares desiertos, noches con sol, 
Estrellas de color negro, y lunas doradas. 
Quiero aquello: Que vaguen en los lugares de la existencia,
Donde ni su propia imaginación lo llegase a imaginar.
Escudriñar cada pregunta que tiene su alma,
Para después, mostrarles el abismo y preguntarles:
¿Saltas conmigo?
Allí es donde existo, donde soy lo que estoy destinado a ser;
En aquel puente: puente que son letras.
Allí, condenado a lidiar con las miles de guerras
Que no son mías.
Allí, desterrando los silencios en busca de algo, 
Que no tiene forma, ni nombre.
Allí, sin pasado, ni presente, ni futuro. 
Allí, esperando el silencio el elixir eterno. 
Allí estoy;
Como escritor decaído, alegre, sencillo.
Porque nunca seré lo que esperas de mí:
Nací para ser alguien en donde las personas
Nunca encontrarán lo que quieren de mí.
He ahí el problema de estas condenadas Letras. 
Son aquellas cosas que mutan la existencia
Y la recrean; porque nos recreamos a cada instante. 
Son estas cosas las que muestran el camino
Hacía la siempre hermosa locura.
Muestran el camino que nunca será seguido,
Porque nosotros mismos creamos el camino;
Porque como diría Canneti:
"El hombre es tan sólo dueño de su destino".
Por eso, si llegas a saltar,
No habrá más que locura y letras;
Silencio en los amaneceres;
Destellos de placer;
Y el recuerdo de la vida que se ha dejado atrás.
Aquellas (las letras) son el puente,
Pero sólo Letras no alcanzan para la perfección.
Aquellas cosas son las Letras
Que si quieres, te pueden llevar
A donde ni tu sueños llegan;
Salta conmigo a la vida incierta, eterna, llena de letras.


sábado, marzo 21

Solo vuelo

Soy un colibrí
Soy un canario
Soy una paloma;
Que pica de árbol en árbol
De rama en rama
De hoja en hoja;
Soy un volador.
Miro la realidad y aquel mundo efímero
Desde las infinidades del cielo
Que pinta los versos
Cargados de locuras y deseos.
Gracias a aquellos árboles,
Que dan aquellos frutos
Que me aceptan
Sin nada a cambio.
Soy un ave
Que vuela por los aires
Buscando y extrayendo
Todas las miles de historias
De aquellos infinitos ramajes;
Soy tan sólo eso, un ave.

lunes, marzo 16

No puede haber silencio

El leve impulso que significa vivir
Ha de transmutarse en un hábito
Que conlleva, de por sí, el sufrimiento y dolor
Por el cual atraviesan miles en esta sociedad que no se adolece.
Muchos no logran sobrevivir el desierto que significa vender los sueños;
Además, no se erigen en comprender lo que rige sus vidas:
Unos papeles con números impresos
Y la ilusión de lograr aquello que no es real,
Aquello que es utópico, aquello que nombran como felicidad.
Por ello,
Tras siglos y siglos de vigente historia
Y tras los muchos sucesos
Por los cuales atraviesa la realidad, ente a concretar,
Me hacen exponer
Mi vana inconformidad ante un decadente sistema.
Y si bien,
Aún no he logrado comprender  totalmente las aristas
Que conlleva el forjar un nuevo ideal,
Me arriesgo a intentar, por lo menos, desde estas (las letras)
Intensificar mi propósito por cambiar algo, por ínfimo que sea,
Sobre lo que es entendido como verdad única o certera.
Las voces cansadas de ser ignoradas gritan en busca de ser escuchadas
Porque no logran expresarse ante una falsa conciencia que rige la existencia.
No puede haber silencio
Donde rige la injusticia, inequidad y desigualdad:
Características propias de la vida cotidiana;
No puede haber silencio
Si hay sufrimiento en algún lugar de la vida,
Si hay sollozos susurrando su inconformidad y desdicha;
No puede haber silencio
Cuando se trata de desenmascarar la inconciencia;
Porque a fin de cuentas ese silencio ha de estallar
En letras, en llanto, en rebeldía.  
Es por eso que no puede haber silencio
Cuando es momento de gritar todo aquello:
La decisión de contrariar todo este inmovilismo perpetuo. 

miércoles, marzo 11

Estallido

Todo recae en figuras del pasado,
En la estrechez de tu cintura,
En la alegría de tu sonrisa
Y en el epígrafe del imposible.
Tu aroma se me extravió en aquella decisión de
Aceptar lo establecido,
Yo, supuesto soñador rebelde
Que no ha logrado romper la barrera de la ceguera:
Es el inconsciente el que regula la existencia de las masas.
Son solo pocos los granos
Que ascienden a las superficies:
Deseo un huracán indescriptible,
No para que arrase todo dejando todo en silencio:
Uno que transforme esta realidad
Dejando que los implicados sean los únicos testigos.
Es un recurso ante la desolación,
Ante la enfermedad de mi irracionalidad;
Un ente claro ante la pasividad.
Genero solo problemas
En los lugares que suelo frecuentar.
Encuentro que por encima están
Mis intereses antes que el de los demás,
Aunque aquello ha de estallar;
Espero que sea durante
Las primeras páginas de este bienvenido onceavo cuaderno.
Y si no, que llegue progresivamente,
Sobre su trayecto

sábado, febrero 28

Fuerzas para luchar

De por sí los días son autómatas de 
Lo recorrido durante la vida;
Y olvidar es más pronto ante nuestra situación
De precariedad continua:
Aún no logro superar los sucesos escritos,
Y si logro escapar de la jaula relativa 
De los pensamientos destructivos, que sea una 
Sublevación artística ante la comprensión 
Coherente de esta realidad enfermiza. 
Me siento fatal ante mis emociones, 
Y aún logro calar en letras el resquicio 
Sobrante de un poeta sin miedo. 
Toda ofensa no es grata,
Y me siento perdido por tan solo el 
Espacio de un vacío en mi pecho.
Duele la desesperanza;
Aunque duele más el silencio de mis gritos. 
Y si aún queda fuerzas para luchar
He de confrontarme ente la quietud más áspera. 
Queda por vivir lo suficiente,
Como para no sobreponerme ante el inclemente destino:
Un sueño destructivo en el silencio de mis obras.

viernes, febrero 27

Imperio

La lucha de los dioses
Que optaron por ser humanos,
Se resume a la gloria 
De derrumbar al oponente
En el cuadrilátero de la muerte,
Del dolor, la sangre y la victoria.
Es la lucha de guerreros
De caballeros y arqueros;
De propios y extraños,
De comandantes, capitanes
Miembros y novatos.
Es la confrontación entre siglos y siglos de historia
Entre civilizaciones del pasado 
Que han adquirido en arquetipo de imperio. 
Es la estrategia
El dolor y sudor de soldados
Que se enfrentan siempre en lucha a muerte.
Es la reunión de destrezas, estrategias;
De dominio personal ante el adversario.
Es la dulce vid del triunfo
Contra el amargo sabor del desastre.
Es la competencia
No por números o puntaje;
Es la lucha por el honor, el respeto y el coraje.
Es la lucha dinástica 
Lo que compete la búsqueda de ser grande
En un escenario tan chico.
Es convertirse en el guerrero más inteligente
Perseverante y organizado
Para convertirse en el emperador 
Más grande del globo terráqueo
Resumido a cuatro castillos
Un centenar de soldados
Y la estrategia, necesariamente al mando. 

martes, febrero 24

Lunas color miel

Sus ojos son grandes, son preciosos,
Como dos lunas de un universo alterno;
Son de color miel,
Aquellas lunas son de color miel:
Y me hablan, me miran, me encantan.
Esas dos lunas expresivas,
Esas dos lunas preciosas. 
Si, lo más lindo de su ser son sus ojos,
Aquellos roban sonrisas, miradas,
Letras plasmadas en esta poesía escrita.
Sus ojos a veces hablan por ella,
O, por lo menos, suelen hablarle a este escritor. 
Y yo los veo, 
Aquellos ojos, que son grandes lunas de miel,
Me dicen en silencio las letras que he de escribir. 

jueves, febrero 19

Altruismo

Salir de la egolatría 
Por la cual se ha configurado mi trasegar
Hasta un punto en que la razón encontró 
El espacio que significa el altruismo del ser docente:
Trabajo por el cual he de encaminar mis fuerzas.
Y si bien aún falta mucho por desarrollar
Las pequeñas cosas y situaciones 
Que forjan la imagen de un profe
Son los aliviantes de esta ceguera 
De la cual entreabro un poco los ojos poco a poco.
El pensar en el otro ahora es la relatividad para la causa.
Aun es necesario enfocar
Bases más concretas sobre lo que es mi expresión corpórea.
Por ello, 
He de seguir por el camino
Que indica utilizar la razón critica
Y comenzar a concretar los hechos
Que me renombran como rebelde. 

miércoles, enero 28

Cariños

Pues sea la alegría de dedicar un escrito
A las personas que quieres con el dolor del cuerpo
Y el temor a la vida.
Y es que escribo a quienes me han dado esa vida;
Puesto que al pasar los años, y con
Las responsabilidades de salir adelante
Con el sentimiento de ser alguien de quien enorgullecerse,
El cariño certero que siente por ellos,
No me deja esclarecer los porqués
De los cuales hago tanta referencia:
O de aquellas lindas frases
Que quedaran con polvo en cajones viejos:
Es que las palabras se las lleva el viento.
Quisiera, entonces, hablar de
Su sabiduría añeja como la levadura
Que ha quitado el hambre a millones de habitantes.
O de la paciencia de una luchadora
Que no se cansa de tocar puertas de madera
Para ver sus sueños realizados.
Yo no he de ser algo excepcional pero si especial;
Es que la fuerza de su pelo cada vez más cano
Se convierte en alegría de verme rodeado de gente buena,
De observar el futuro como un reto
Y de no rendirme las veces que he sufrido,
Aunque me cueste reponerme.
Son ellos inspiración
Son ellos por quien deriva este poemario.

domingo, enero 18

Mi pequeña Imouto

La inocencia escondida,
La fortuna que naciste en esta época.
Tus sueños que no alcanzan 
A divisar un futuro, no por tu desdicha,
Sino por tu coraje perdido. 
Tu búsqueda en algo que no existe;
Porque como vemos el amor, no existe. 
Tu intento por ser algo,
En el laberinto de ser muchas;
Pero la mayoría falsas. 
Porque aquello es real, pero no presencial.
Tu sabiduría inventada,
Creo que me he confundido de etapa. 
Tu decepción ante el mundo. 
Es normal,
Todo causa (todo no, la mayoría)
Decepción en el mundo;
Y eso que no conoces como es ese mundo. 
Tu máscara de niña
Pronto no servirá,
Y tengo que decirte lastimosamente 
Que aquello es privilegio de pocos;
Porque no es algo de seguir por siempre.
Pero si lo decides,
Juegas con tantas palabras,
Que terminarás aburrida de la vida real.
Intenta una vez más,
A ver si te salvo, y te dejas salvar.
Y de paso me regalas esperanza,
Que aquella anda perdida en búsqueda de las seis letras.
Qué vida ésta.
Y que escrito este,
Quién lo diría... 

martes, enero 13

A la distancia

A la distancia infinita
Siento tu melodía;
Aquella que me da esperanza
Amor y compañía. 

Siento tu querer
Como todo aquello que me da fe;
Como aquello a lo que quiero
Y me da fuerza para no decaer. 

Si tan sólo tu mirada, tus caricias
Estuvieran tan cerca;
Te juraría por mi vida
Que te regalaría mi locura llena de alegría y poesía. 

Solo te puedo decir, 
Y ten certeza de esto,
Que el Destino apremiará
Todo aquello que hoy tú me regalas, sin mirar atrás. 

viernes, enero 2

Por versos

En nombre de la decidía,
De entregar el corazón,
De nombrar aquello innombrable,
De plasmar un nuevo sentido a la existencia;
Sin decir porqué, yo quiero entender
Que entiendas lo que yo entiendo:
No sé si te escribo a ti,
O a mis más íntimos miedos y deseos. 
Una cosa es clara, y esto es dañar lo escrito:
El silencio, es el precio de la contradicción
En busca de la libertad.
Y es que te convertiste en receptora
Animosa de mensajes, siempre cortos
Que desnudan el alma en amaneceres
Cada vez más intensos. 
Y a las muchas preguntas que ronda mi vida ahora
Eres respuesta a lo mal dicho,
A lo mal buscado: 
No por ello si caer en la tentación de lo encontrado.
Porque, el vuelo de tu nombre es 
Tan sólo un paso al delirio compartido
Entre la tanta literatura barata que compro (escribo).
Pues me has nombrado,
Y ante eso yo quiero darte versos,
No besos: porque de lo contrario
Me hundiría en aquella bahía linda y generosa.
Con tal que aceptes tal dádiva 
Yo estaré alegre al componerte
Mi querida niña de cabello azul.