sábado, noviembre 29

IV

Como lo benévolo del pensamiento es aquello con lo que crecemos
De una u otra forma material y espiritual,
He de referirme a lo más sencillo
Y más claro posible en este cuarto libro:
Hay personas a quienes nunca pude o podría olvidar;
Entre estas personas te encuentras tú:
El simple nombre del cual no
Lograre zafarme así pasen cien años. 
Se afirma que el amar es proclive a la desilusión
Al odio y el resentir:
Con vos no logré llegar a sentir
Aquello que desvela a los amantes,
A los falsos poetas y a los locos suicidas:
Amor, odio, celos, envidia, cariño.
Todas las palabras que se reducen a resumir
Aquello que aún no logro definir. 
Del porqué otro libro es un razonamiento abstracto
Del cual me lleva a tal dádiva.
Si bien eres importante en algún momento
O lugar de mi vida: ahora sólo queda 
El desesperado camino de buscar fondo al abismo
Del cual vi siempre bordeando la rampa hacía el oscuro fondo de tu cuerpo inalcanzable. 
Te quiero tanto hasta para destruir los sueños ya edificados,
Supongo que aquello es crecer, entender que lo nuestro
No ha pasado de un simple sueño;
Y que el olvido es posible solución 
Ante el conflicto que reinvento:
Mi desorden psicológico ante la estructura social en la que convivo. 
Y si por casualidad algún día llegase 
A preguntar de una manera tangible; 
Me dedicare a responder que estas nuevas letras
No son más que el escondite dentro del sombrero
Del mago que se ha cansado de inventar arte: 
Tanto sea la hora de materializarte 
Más pronto llegar a olvidarte.
Demás está decir que las letras 
Escritas a tu nombre son en destinatario silencioso; 
Es un acto de valentía emprender el olvido y el
Reencuentro por ti y por tus ojos
Que son sólo tuyos, solo tuyos mi vida. 

sábado, noviembre 22

Mis letras

Caminas; 
Caminas sobre algo que no tiene descripción:
Caminas sobre mí,
Sobre mis recuerdos, mis anhelos, mis sueños,
MIS LETRAS.
Si,
Caminas en un lugar 
Al cual hay veces no suelo llegar;
Pero que voy conformando cada día con mis suspiros,
Caídas, levantadas,
Conformando esa esencia sobre la historia de mi vida,
Que cada vez es más clara, más concisa.
Si corazón,
Porque vos, solo vos
Ha llegado a adentrarse en mi locura,
A desbordarla y destaparla,
Para volverla letras: esencia.  
Y aunque los días pasen y la novela no se escriba,
Quiero que entiendas,
Que mi vida, escrita en poesía
Toma tu presencia en ese mar llamado Leyenda. 
Porque mirando esas hojas,
Posadas, sucias, descuidadas, 
Me hace recordar las miles de letras dichas atras;
Y hace prometerme y jurarte
De que esa maqueta se convertirá en novela,
Se convertirá en Leyenda. 
Y tú, Musa de mis letras,
Seguirás navegando en los silencios de esta habitación,
En lo silencios de mi vida.
Y yo, desde aquí,
Desde el centro de mi vida,
Que cada vez mas se consolida, 
Yo te escribiré, en silencio, a escondidas.
Porque vos y yo debemos olvidar para reformar,
Si es que en verdad queremos amar.
Pero, tú mis Letras, 
Estarán allí presentes en la esencia eterna,
En la poesía eterna, 
En nuestra novela, aquella que será Leyenda...

domingo, noviembre 16

Tu chaqueta

Maga, dulce maga;
El recuerdo de tu chaqueta;
Tu chaqueta maga, tu chaqueta.
Esa de color gris,
Esa que me encantaba
Esa que era linda.
Esa con la que soñaba
Que vos, llevándola junto a tu sombrilla
Observabas aquel edificio (del centro)
Bajo una leve llovizna
En una noche de diciembre:
Como tu seudónimo, amada mía.


domingo, noviembre 9

Día 4

Aposté a lo más grande, y aquello sigue vigente.
Sigue en el amanecer entrante,
En el ocaso que ha de caer,
Sigue allí bajo la esperanza de un Buenos Aires
Con olor a mate, a milanesas,
A un libro viejo de Cortázar,
Al tabaco de una pipa
Y las noches de cariño hundido en tu piel. 
Que quieres que te diga,
Que quieres que te escriba;
Si ahora el amor no existe
Y yo deseo compartir mi vida.
Aquellas letras son la salida
O la entrada al infierno llamado realidad.
Y para los dos es diferente:
Para los dos es un puente, un sueño.
Así lo veo yo, no se vos como lo veas.
Si, vos,
Que te escondes para martirizarme
Y a la vez enloquecerme aún mas
Viviendo en un lugar cualquiera de Floresta
(Viste, hasta ya me lo sé de memoria)
Y que importa si es un si o un no,
Si los sueños, en su esplendor, no dependiesen 
De la maldita dualidad humana
Sino de la fantástica totalidad.
Viste,
Viste que fácil es salir cuando tienes algo porque vivir.
Viste,
Viste lo que he prometido, y lo que he de cumplir.
Viste,
Viste quien vive para vos y por vos.
Viste que aún queda mucho por vivir,
Por escribir;
Dulce literatura, viste.