martes, septiembre 23

Única dirección

Aquí el problema (o privilegio) 
Es que la carrilera del tren se dirige 
En una sola dirección;
Y los momentos quedan en aquellos
En los cuáles el placer no se ha ejercido, entendiendo que estos,
Psicológicamente son posibles para el sujeto.
De una verdad podemos constatar en este escrito
Y es que de los errores se aprende.
Si no, el sujeto sería simplemente ego*.
Surgen incógnitas desde el inconsciente
Que son resueltas por el hecho;
El hecho, en este caso, (al parecer) es el proceso;
Y la relación psico-sexual con las personas
Se torna un problema al no encontrarse de una manera directa:
No todo el inconveniente radico en el yo,
Pero es que no logro encontrar el momento
Por el cual satisfacer el instinto;
Es como si me declarase en este momento en un ser lento
Ante el ambivalente del placer;
Y que el eco que retumba mis oídos a cada instante
Determinase el único camino posible de escape.
Si me preguntas,
La (única) posibilidad de ejercer 
Por encima de la razón se torna violenta;
El problema es el receptor-a de la explosión de esta,
Porque el tren sigue, 
Y comienzo a pensar que me quedo, que me deja.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario