miércoles, agosto 7

Inmutable

Y en ese salto en dirección al abismo,
Es el crudo regreso a la realidad;
Porque a fin de cuentas
Es el momento de enfrentar
Todo aquello estipulado antes de existir,
Lo que estaba antes de mí.
Es una derrota
Ante los años que cargan mi vida
En el trago amargo que significa entender
Que los escapes no han de durar por siempre.
Y, dentro de algunas noches
Volveremos a encarar el acto de sufrir;
Porque lo deseo
Porque no me aferro al conformismo.
Más, no encuentro otros motivos
Ni otras salidas ante un sistema que
Te obliga a vender el alma por la subsistencia.
Fui criado para ser rebelde,
Y en ello me he convertido;
Pero la rebeldía no germina en un mundo tan consumista.
Las horas se gastan
Mientras el ruido de mis actos
No resuena en los tímpanos
De aquellos que realmente me quieren.
La sombra del olvido es muy pronta,
Y el color carmín de mis labios se agudiza.
Ser quien es; cuestión de actos.
Realmente me siento alegre y acorde
En esta figura de ser que he conformado.
El dilema de todo esto es que aquél
No cabe en la realidad que pronto he de afrontar nuevamente,
Entendiendo que esta será la última vez,
De las tantas pregonadas.
No siento angustia o miedo alguno;
Sino aquella sensación de incertidumbre
Sobre si será placentero el camino
Que se abre a estos ojos cansados
Por tanto esfuerzo en vano.
He decidido no consagrarme como alguien excepcional
Ante los ojos de los dioses vengadores;
Pero sin llegar a renegar las únicas
Por las cuales he llegado a conocerme.
No me interesa ser alguien grande
Ni mucho menos congratulado.
Quiero hacer mi trabajo a gusto,
Entendiendo que por él serán mis triunfos.
Pronto ha de nacer otra etapa de creación
Tras las páginas llenas de letras,
Mientras me sigo ahogando
Es esa búsqueda incesante de cambiar
Algo que al parecer es inmutable;
Pero he ahí la magia de las letras:
Cambian las figuras impasibles.
Por ello,
La prioridad a ciertas cosas es lo primordial en la agenda
Mientras las palabras lentamente han de perder su esencia
Para pasar a conformarse en el reflejo de la práctica
Y del silencio en la zozobra.
Porque aquella es la realidad que he conformado y vivido
Para defenderme ante aquel estallido
De aquella realidad que ha de configurarse
Como una figura que no puede ser irremediablemente inmutable.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario