domingo, julio 14

Obsesión

Obsesión trasformada en letras:
Quisiera preguntar desde esta noche tan silenciosa,
¿Dónde está tu aroma?
¿Dónde está tu cuerpo?
En donde se hallan aquellos ojos color miel
De los cuales me enamore y les escribí rimas en un cuaderno de sesenta;
Esos en los que me inspire para soñar un charquito de letras.
¿Dónde está tu sombrilla?
En que cajón guardas la chaqueta color gris franela:
Verla en ti yo quiero.
Obsesión mía,
No te escribo para sugerir que regreses
Y reclames estas letras no dichas;
Ni tampoco para decirte
Que esos recuerdos me queman el alma
En el dolor indescriptible con el cual se identifica el amante.
Es que lo nuestro ocurrió algún día;
Y la palabra algún no cabe ya en los amaneceres que han de venir.
Te escribo porque he extraviado aquella obsesión
En una tarde donde no calentó el sol.
Recuerda, eres de las personas que brindan aquellas rimas
Las cuales se pierden en los cajones curtidos de polvo
Con mis recuerdos que ya no son tan míos.
Porque en el fondo de mi escritura
Yo te escribo sin escribirte.
Porque este escrito habla de una obsesión
Y no de aquel sueño de verte
Bajo aquel edificio, con tu chaqueta gris,
Junto a tu sombrilla, tu sonrisa
Y la idea de vender los sueños
En el silencio tan destructor que envolvió nuestro destino. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario