domingo, julio 28

Me ahogo (Silencio)

Me ahogo. 
Me ahogo en un pequeño vaso de agua con sal,
En una sátira de mi estupidez, 
En una pequeña barrera del camino;
Me ahogo en el entendimiento de la falsa vida, 
En esa música que no hace más que destruirme.
Quiero estar solo, debo estar solo. 
No más risas, ni besos que traten de curar las incurables guerras perdidas. 
Necesito tiempo, espacio, silencio.
Me ahogo
Y no quiero pensar en el sobrevivir;
Quiero morir dulcemente en mi terquedad,
Y no deseo el resurgimiento, ese, el que caracteriza al ave fénix.
Por ahora deseo que llueva todo el día (o noche)
Y ahogarme en aquellas memorias; en otras memorias.
Ahora quiero que te calles por un momento, silencio.
Deseo recuperar mi espacio y mi tiempo;
Aspiro gritarle al mundo que es una mierda
Y que la ufanía de esta vida, que es vivirla, 
Se me pierden ya entre fantasías que no son mías;
Que son de un ser extraño, de una sombra que camina
En el silencio que ha de producir de este escrito. 
Pero nada,
No existe el pero... 
(Silencio, silencio, silencio)
De todas formas déjame sufrir la pérdida de mis letras,
No seas envidiosa, no seas egoísta;
Déjame esta noche nadar (sin ganas) en los recuerdos,
Déjame ahogarme en la mediocridad de mis sentimientos.
Déjame solo, déjame quieto
Que me hundo como el Titanic, que me caigo del cielo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario