domingo, julio 28

Me ahogo (Silencio)

Me ahogo. 
Me ahogo en un pequeño vaso de agua con sal,
En una sátira de mi estupidez, 
En una pequeña barrera del camino;
Me ahogo en el entendimiento de la falsa vida, 
En esa música que no hace más que destruirme.
Quiero estar solo, debo estar solo. 
No más risas, ni besos que traten de curar las incurables guerras perdidas. 
Necesito tiempo, espacio, silencio.
Me ahogo
Y no quiero pensar en el sobrevivir;
Quiero morir dulcemente en mi terquedad,
Y no deseo el resurgimiento, ese, el que caracteriza al ave fénix.
Por ahora deseo que llueva todo el día (o noche)
Y ahogarme en aquellas memorias; en otras memorias.
Ahora quiero que te calles por un momento, silencio.
Deseo recuperar mi espacio y mi tiempo;
Aspiro gritarle al mundo que es una mierda
Y que la ufanía de esta vida, que es vivirla, 
Se me pierden ya entre fantasías que no son mías;
Que son de un ser extraño, de una sombra que camina
En el silencio que ha de producir de este escrito. 
Pero nada,
No existe el pero... 
(Silencio, silencio, silencio)
De todas formas déjame sufrir la pérdida de mis letras,
No seas envidiosa, no seas egoísta;
Déjame esta noche nadar (sin ganas) en los recuerdos,
Déjame ahogarme en la mediocridad de mis sentimientos.
Déjame solo, déjame quieto
Que me hundo como el Titanic, que me caigo del cielo.

miércoles, julio 24

Sin Olvido

La sangre corre por el medio de nuestras calles,
Y navega en el limbo de nuestras memorias. 
Somos el resultado de una historia
Cubierta por el rojo de la injusticia, 
De la represión al pensar diferente. 
Nuestros antepasados y antepasadas lucharon por algo 
Distinto a lo que se nos muestra a los ojos:
Pero sólo encontraron el metal de las metrallas,
Y el golpe asesino de "nuestros" dirigentes. 
La tierra ha de llorar tanta miseria
Por los cobardes que se escudan tras la armas,
Por los cobardes que asesinan a su propio pueblo.
Nuestra identidad es turbia
Como los mares conformados por los muertos
Que decidieron alzar la voz en contra de la ignominia.
La sangre aun corre y ha de seguir derramándose
Mientras algunos sueñen con algo distinto; 
Con aquello que divisamos con el nombre de más justo. 
No puede haber olvido ante los opresores
De la libertad, del crear, del libre pensar.
Es por ello,
Que este es un corto llamado a la memoria;
Un llamado a recordar que nuestros pies navegan
Por un rio de sangre impuesto
Por aquellos que se hacen llamar héroes y justos. 
Es un llamado ante la calamidad de sus acciones, de su cobardía
Siempre resguardada tras sus fuerzas militares. 
Es un llamado al no olvido
(Y a la venganza)
Ante aquellos que responden no más que al instinto de matar;

No de pensar. 

domingo, julio 14

Obsesión

Obsesión trasformada en letras:
Quisiera preguntar desde esta noche tan silenciosa,
¿Dónde está tu aroma?
¿Dónde está tu cuerpo?
En donde se hallan aquellos ojos color miel
De los cuales me enamore y les escribí rimas en un cuaderno de sesenta;
Esos en los que me inspire para soñar un charquito de letras.
¿Dónde está tu sombrilla?
En que cajón guardas la chaqueta color gris franela:
Verla en ti yo quiero.
Obsesión mía,
No te escribo para sugerir que regreses
Y reclames estas letras no dichas;
Ni tampoco para decirte
Que esos recuerdos me queman el alma
En el dolor indescriptible con el cual se identifica el amante.
Es que lo nuestro ocurrió algún día;
Y la palabra algún no cabe ya en los amaneceres que han de venir.
Te escribo porque he extraviado aquella obsesión
En una tarde donde no calentó el sol.
Recuerda, eres de las personas que brindan aquellas rimas
Las cuales se pierden en los cajones curtidos de polvo
Con mis recuerdos que ya no son tan míos.
Porque en el fondo de mi escritura
Yo te escribo sin escribirte.
Porque este escrito habla de una obsesión
Y no de aquel sueño de verte
Bajo aquel edificio, con tu chaqueta gris,
Junto a tu sombrilla, tu sonrisa
Y la idea de vender los sueños
En el silencio tan destructor que envolvió nuestro destino. 

jueves, julio 11

Nee-chan

La vida pasa ante nuestros ojos
En aquella exención que significa crecer
Y tal necesidad de observar el anochecer:
Sombras que acompañan los pasos en nuestro camino.
La vida transcurre,
Certeza de la cual determinamos con números: horas y fechas.
Transcurre, con la armonía de las corrientes de agua,
Cuando caen colina abajo
Tras la lluvia en esta capital pérdida.
Si me preguntas: ¿Aquella exención es un privilegio?
Responderé que lo es en la medida que respetes y luches por ello;
Allí ha de ser
 privilegio.
Y aun así,
Tras indagar el inicio de nuestros improvisados encuentros,
Ha pasado ya una gran cantidad de tiempo;
Y aunque lo nuestro sólo pueda ser resumido en letras,
Aquellas que necesariamente nos desvelan;
Es menester que comprendas
Que aquello entendido como razón
Se cuela por el entrever de estas:
Nee-chan,
Si los caminos en algún determinado destino
Se cruzan en las vivencias
De su trasegar distintivo,
Es necesario el recordar en una fecha no tan cualquiera,
Esa alegría que justamente ahora recorre nuestras venas,

Para luego convertirse en lógico y certero.                                                                                            
Y que, al cumplir un año más en tu existencia,
Estas frases colmen tu sonrisa

Y esa brisa fría roce y acaricie tus mejillas.
Has de saber en un momento determinado de tu vida
Que la práctica y acción rompen tus cadenas;
Contándote que ese dulce elixir de las letras

Queda plasmado por lo menos en un cuaderno de sesenta.
Y ante todo:
¡Feliz cumpleaños Nee-chan!
Y un abrazo desde una distancia certera
Que intento ocultarte en estas rimas compuestas por un escriba.