jueves, junio 6

El guerrero

El guerrero anhela ser como las aves;
Porque sólo de una manera encontrará 
Su camino: volando. 
El guerrero necesariamente ha de crear algo;
Una verdad.
Es un artista, (porque) aquel ha decidido 
Luchar por su verdad;
Y aún más, (el intentar) expresarla.
El guerrero ha de purificarse 
Desde el lugar que le vio surgir como especie;
Ese lugar donde el horizonte se torna infinito.
El guerrero necesita tiempo y espacio, escapar
Cuando su realidad se difunde;
Por ello su mirada es altiva
Y copta la atención de los demás. 
El guerrero ha de odiar a los humanos
Porque son éstos mismos los causantes de sus heridas;
Aquellos que han de ser lentamente
Superados por aquella alma que re significa al furtivo. 
El guerrero ha de levantarse 
De una y muchas caídas;
Porque su destino es morir por
Una causa: la suya.
El guerrero ha de perecer cuando no anhele volar;
Cuando su verdad sea destruida; cuando se resigne ante la calamidad.
Pero mientras; ha de luchar por su ideal,
Por su locura, por su verdad.  
Son características que simbolizan la realidad del guerrero;
Aquel que busca siempre despertar,
Pero tan sólo bajo el renacer de la larga ceguera
Que significa vivir ante aquellos que se hacen llamar “normales”.
El guerrero ha de luchar ante ello;
Si no, entonces no merecerá este seudónimo.
Su ideal será superar los esquemas que lo atan y le hieren;
Pero para ello ha de trasegar los desiertos que representa
Una existencia incompleta por terceros.
Es por eso que su destino será caer, levantarse, volar
Y encontrar su verdad para ser gritada ante el universo;
Así logrará consagrarse,
Así su vida tornará sentido;
Así ha de tener el funeral de un guerrero, de un artista,
De un ave cuando cae al mar para volver al lugar donde 
El origen encontró un comienzo,
Donde el guerrero ha de comprender 
El silencio que conllevará su misión entre los hombres. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario