sábado, agosto 31

Mediocridad

Un nómada del silencio
Un redentor sin valor;
Las horas del sol que brilla
La vida que se pierde en huidas.
Un rebelde con causa,
La realidad que lo margina;
El caminar por la periferia,
El borde de la locura estrecha.
Sol sin fuego;
Una promesa sin ego;
Mundo que se torna enfermo
El cansancio que exhuma mi cuerpo.
Caminar entre las sombras,
El escondite entre luz tenue;
Quiero estallar en gritos,
Sin necesidad de volver al rito.
Enfermedad con tendencia a la destrucción
El sorbo amargo de un trago sin sabor.
Fiebre que acapara mis sienes,
Seres que destruyen mis estrecheces.
Me acaban.
Me señalan el abismo del mediocre;
Me cuelgan en un árbol solitario.
Beso mis recuerdos en un acto compasivo,
Pero la compasión no es presente
En el destructor ego del humano.
Soy luz, soy vida, soy arte
Que se esfuma entre la miseria
De los que se venden a sólo imágenes.
Soy ente que deslumbra mares,
Aquel que daría la vida por convertirse en aire;
Con el fin de ser respirado
Por aquellos que intentan escapar
A lo decadente de esta realidad andante.
Otro escriba sin sueños,
Llamado a ser un destructor de silencios;
Otro escrito sin forma
Para dar un final a esta extraña paradoja.  

Somos más

El melodrama en las horas tranquilas
El silencio de la inclemente zozobra.
El dolor del cuerpo trastocado hacía el arte
La opresión de un ente refugiado en maleantes.
La fuerza ideológica que resiste los golpes
El ardor de los ojos frente a los gases;
Un pueblo que se indigna ante los ojos de los opresores,
Una respuesta no tan nueva:
Violencia legítima según los sucios informantes.
Hemos de caminar con la frente en alto
Denunciando aquellos males que aquejan a nuestro pueblo;
Resistimos en el olvido y en el silencio
Para estallar en furia frente al gobierno.
Piedras, botellas y palos son nuestras armas
Frente a metrallas y bolillos
Que portan los perros que defienden los intereses de élites acomodadas.
Somos masa caminante;
Somos colombianos y colombianas en el tránsito de despertarse.
Es una sociedad enferma la que vivimos,
No por ello vamos a rendirnos.
Gritaremos cambio,
Gritaremos revolución
Hasta que nos ahogue nuestro llanto.
La alegría de ser distinto;
La calma en forjar nuestro propio destino.
Somos y seremos más a la hora de luchar;
Seremos más en aquel estallido final.
Una rebelión camina;
Y sus guerreros y guerreras aguardan en la sombra
El llamado a construir ese nuevo y utópico futuro. 

viernes, agosto 30

Cae la lluvia

Cae la lluvia;
Y yo, desolado en busca de un futuro.
Cae la lluvia;
Y tú, desolada en la distancia que se parte
En la falta de lo concreto,
Aquello que revela nuestra existencia.
Cae la lluvia
Mientras aparco en la soledad para no mojarme:
Cualidad de joven que no he perdido.
Cae la lluvia;
Mientras intento dibujar tu sonrisa
En aquel asfalto lleno de agua:
Me trato de esconder de mi certeza
Sólo para reconocer lo verídico,
Lo que ya se ha dicho
Mientras tu pelo se moja
En aquel elixir que significa escapar
A la realidad decadente;
Es por ello la decisión de rebelarse.
Cae la lluvia,
Y heme aquí sin leer,
Ni palpar tu cintura.  


miércoles, agosto 7

Inmutable

Y en ese salto en dirección al abismo,
Es el crudo regreso a la realidad;
Porque a fin de cuentas
Es el momento de enfrentar
Todo aquello estipulado antes de existir,
Lo que estaba antes de mí.
Es una derrota
Ante los años que cargan mi vida
En el trago amargo que significa entender
Que los escapes no han de durar por siempre.
Y, dentro de algunas noches
Volveremos a encarar el acto de sufrir;
Porque lo deseo
Porque no me aferro al conformismo.
Más, no encuentro otros motivos
Ni otras salidas ante un sistema que
Te obliga a vender el alma por la subsistencia.
Fui criado para ser rebelde,
Y en ello me he convertido;
Pero la rebeldía no germina en un mundo tan consumista.
Las horas se gastan
Mientras el ruido de mis actos
No resuena en los tímpanos
De aquellos que realmente me quieren.
La sombra del olvido es muy pronta,
Y el color carmín de mis labios se agudiza.
Ser quien es; cuestión de actos.
Realmente me siento alegre y acorde
En esta figura de ser que he conformado.
El dilema de todo esto es que aquél
No cabe en la realidad que pronto he de afrontar nuevamente,
Entendiendo que esta será la última vez,
De las tantas pregonadas.
No siento angustia o miedo alguno;
Sino aquella sensación de incertidumbre
Sobre si será placentero el camino
Que se abre a estos ojos cansados
Por tanto esfuerzo en vano.
He decidido no consagrarme como alguien excepcional
Ante los ojos de los dioses vengadores;
Pero sin llegar a renegar las únicas
Por las cuales he llegado a conocerme.
No me interesa ser alguien grande
Ni mucho menos congratulado.
Quiero hacer mi trabajo a gusto,
Entendiendo que por él serán mis triunfos.
Pronto ha de nacer otra etapa de creación
Tras las páginas llenas de letras,
Mientras me sigo ahogando
Es esa búsqueda incesante de cambiar
Algo que al parecer es inmutable;
Pero he ahí la magia de las letras:
Cambian las figuras impasibles.
Por ello,
La prioridad a ciertas cosas es lo primordial en la agenda
Mientras las palabras lentamente han de perder su esencia
Para pasar a conformarse en el reflejo de la práctica
Y del silencio en la zozobra.
Porque aquella es la realidad que he conformado y vivido
Para defenderme ante aquel estallido
De aquella realidad que ha de configurarse
Como una figura que no puede ser irremediablemente inmutable.

domingo, julio 28

Me ahogo (Silencio)

Me ahogo. 
Me ahogo en un pequeño vaso de agua con sal,
En una sátira de mi estupidez, 
En una pequeña barrera del camino;
Me ahogo en el entendimiento de la falsa vida, 
En esa música que no hace más que destruirme.
Quiero estar solo, debo estar solo. 
No más risas, ni besos que traten de curar las incurables guerras perdidas. 
Necesito tiempo, espacio, silencio.
Me ahogo
Y no quiero pensar en el sobrevivir;
Quiero morir dulcemente en mi terquedad,
Y no deseo el resurgimiento, ese, el que caracteriza al ave fénix.
Por ahora deseo que llueva todo el día (o noche)
Y ahogarme en aquellas memorias; en otras memorias.
Ahora quiero que te calles por un momento, silencio.
Deseo recuperar mi espacio y mi tiempo;
Aspiro gritarle al mundo que es una mierda
Y que la ufanía de esta vida, que es vivirla, 
Se me pierden ya entre fantasías que no son mías;
Que son de un ser extraño, de una sombra que camina
En el silencio que ha de producir de este escrito. 
Pero nada,
No existe el pero... 
(Silencio, silencio, silencio)
De todas formas déjame sufrir la pérdida de mis letras,
No seas envidiosa, no seas egoísta;
Déjame esta noche nadar (sin ganas) en los recuerdos,
Déjame ahogarme en la mediocridad de mis sentimientos.
Déjame solo, déjame quieto
Que me hundo como el Titanic, que me caigo del cielo.

miércoles, julio 24

Sin Olvido

La sangre corre por el medio de nuestras calles,
Y navega en el limbo de nuestras memorias. 
Somos el resultado de una historia
Cubierta por el rojo de la injusticia, 
De la represión al pensar diferente. 
Nuestros antepasados y antepasadas lucharon por algo 
Distinto a lo que se nos muestra a los ojos:
Pero sólo encontraron el metal de las metrallas,
Y el golpe asesino de "nuestros" dirigentes. 
La tierra ha de llorar tanta miseria
Por los cobardes que se escudan tras la armas,
Por los cobardes que asesinan a su propio pueblo.
Nuestra identidad es turbia
Como los mares conformados por los muertos
Que decidieron alzar la voz en contra de la ignominia.
La sangre aun corre y ha de seguir derramándose
Mientras algunos sueñen con algo distinto; 
Con aquello que divisamos con el nombre de más justo. 
No puede haber olvido ante los opresores
De la libertad, del crear, del libre pensar.
Es por ello,
Que este es un corto llamado a la memoria;
Un llamado a recordar que nuestros pies navegan
Por un rio de sangre impuesto
Por aquellos que se hacen llamar héroes y justos. 
Es un llamado ante la calamidad de sus acciones, de su cobardía
Siempre resguardada tras sus fuerzas militares. 
Es un llamado al no olvido
(Y a la venganza)
Ante aquellos que responden no más que al instinto de matar;

No de pensar. 

domingo, julio 14

Obsesión

Obsesión trasformada en letras:
Quisiera preguntar desde esta noche tan silenciosa,
¿Dónde está tu aroma?
¿Dónde está tu cuerpo?
En donde se hallan aquellos ojos color miel
De los cuales me enamore y les escribí rimas en un cuaderno de sesenta;
Esos en los que me inspire para soñar un charquito de letras.
¿Dónde está tu sombrilla?
En que cajón guardas la chaqueta color gris franela:
Verla en ti yo quiero.
Obsesión mía,
No te escribo para sugerir que regreses
Y reclames estas letras no dichas;
Ni tampoco para decirte
Que esos recuerdos me queman el alma
En el dolor indescriptible con el cual se identifica el amante.
Es que lo nuestro ocurrió algún día;
Y la palabra algún no cabe ya en los amaneceres que han de venir.
Te escribo porque he extraviado aquella obsesión
En una tarde donde no calentó el sol.
Recuerda, eres de las personas que brindan aquellas rimas
Las cuales se pierden en los cajones curtidos de polvo
Con mis recuerdos que ya no son tan míos.
Porque en el fondo de mi escritura
Yo te escribo sin escribirte.
Porque este escrito habla de una obsesión
Y no de aquel sueño de verte
Bajo aquel edificio, con tu chaqueta gris,
Junto a tu sombrilla, tu sonrisa
Y la idea de vender los sueños
En el silencio tan destructor que envolvió nuestro destino. 

jueves, julio 11

Nee-chan

La vida pasa ante nuestros ojos
En aquella exención que significa crecer
Y tal necesidad de observar el anochecer:
Sombras que acompañan los pasos en nuestro camino.
La vida transcurre,
Certeza de la cual determinamos con números: horas y fechas.
Transcurre, con la armonía de las corrientes de agua,
Cuando caen colina abajo
Tras la lluvia en esta capital pérdida.
Si me preguntas: ¿Aquella exención es un privilegio?
Responderé que lo es en la medida que respetes y luches por ello;
Allí ha de ser
 privilegio.
Y aun así,
Tras indagar el inicio de nuestros improvisados encuentros,
Ha pasado ya una gran cantidad de tiempo;
Y aunque lo nuestro sólo pueda ser resumido en letras,
Aquellas que necesariamente nos desvelan;
Es menester que comprendas
Que aquello entendido como razón
Se cuela por el entrever de estas:
Nee-chan,
Si los caminos en algún determinado destino
Se cruzan en las vivencias
De su trasegar distintivo,
Es necesario el recordar en una fecha no tan cualquiera,
Esa alegría que justamente ahora recorre nuestras venas,

Para luego convertirse en lógico y certero.                                                                                            
Y que, al cumplir un año más en tu existencia,
Estas frases colmen tu sonrisa

Y esa brisa fría roce y acaricie tus mejillas.
Has de saber en un momento determinado de tu vida
Que la práctica y acción rompen tus cadenas;
Contándote que ese dulce elixir de las letras

Queda plasmado por lo menos en un cuaderno de sesenta.
Y ante todo:
¡Feliz cumpleaños Nee-chan!
Y un abrazo desde una distancia certera
Que intento ocultarte en estas rimas compuestas por un escriba. 



sábado, junio 29

Mariposas

Mariposas que se esconden en tu pecho
Salen a flote tras la visión de mi cerebro.
El cariño que esconde tu silencio
Es la frontera que no atraviesa este viajero;
Y tu corazón
Atado íntimamente a la razón
Busca expropiarse ante esta
Para dar paso a estas rimas necesariamente inciertas.
Soy algo indescriptible para mis letras;
Pero para ti,
Quisiera ser el aire por el cual respiras,
El acorde de la guitarra mal afinada,
El bajo que busca un millón de caminatas.
Quisiera inmiscuirme en tu pecho
Con tan sólo el fin de quedarme allí:
No sólo para ver pasar este mundo tan enfermo
Sino para enfrentarlo escuchando tu latir.
Las noches son largas
Desde aquella que se me hizo tan corta.
El esperar por tu brisa,
Me ha dejado en una esquina fría.
Pero ahora, que pronto ha de nacer luz en el vientre de tu cuerpo,
Ha de volverse necesario considerarte
Justo ahora, en este momento, un recuerdo;
Recuerdo que no ha de tornarse hacía ese pasado intransformable;
Sino hacía aquel futuro rebelde y no moldeable.
Cuanto quisiese que esas mariposas vuelen
Junto al gemido de tu boca
Y el calor de tu vientre,
Para atraparlas en la red
Que significa describirte en estas letras, 

Por ahora, sin mucha ciencia. 

martes, junio 25

Decadente

El sistema subyuga;
Hace explotar en furia constantemente
A los seres que se rotulan como distintos.
Asistimos al flujo de personas e ideas
Que aceptan la realidad decadente en la cual conviven;
Aquella que soslaya y recrimina
A los que no logran converger con esta,
A los que no logran incrustarse
En su forma espiral destructible.
El sistema ahoga y presiona al débil
Hasta destruir su cuerpo y su conciencia,
Llevándolo en muchos casos a la decisión del suicidio.
Represión y obligación son características propias del sistema.
Más.
La posibilidad de escapar por unos instantes del yugo esclavizante
Son bálsamo para luchadores incansables.
La música,
Las letras, el arte.
El abrazo comprensivo de una persona a quien quieres;
El mar,
Los besos, las olas.
El intento de ser distinto ante las sucias reglas del capitalismo.
Y si bien
No podemos evadir la responsabilidad
De entender que se es inmerso
En el camino hacia la auto destrucción del ser humano,
La sonrisa, junto al llanto,
Nos mantiene en confrontación ante la realidad
Que asesina en silencio a los soñadores insurgentes,
Porque es una sociedad donde el actor principal
Radica en ser consumidor, y no un soñador.
La angustia se apodera de aquella conciencia (general)
Que no se ve expresa en las personas que acallan
La injusticia que dice siempre presente.
Y es el sobrevivir lo que nos mantiene en vida,
El sueño de una utopía que camina.
Es necesario comprender los espacios donde refugiarse;
Y que, ante todo, debemos hallarlos
Para no terminar fundidos en la locura o la miseria.
Pues entonces que sean los versos, las rimas: la sencillez de un escriba
La resistencia ante lo decadente de la puta vida.



domingo, junio 16

Resolución

Intentamos enfrentar a la vida,
Y la vida nos terminó arrasando.
El discurso es forjado
Desde una realidad no tan nuestra;
La praxis de las ideas
No son más que pobreza:
Y si un día logramos romper los esquemas
Que sean por estas: mis letras.
Soy una especie de híbrido
Que disfruta destruir lo común, lo racional,
Aunque me encuentre atado a la lógica;
Ente que me vislumbrara un camino
Que no alcanza a sobrepasar mis límites.
Es por ello que se vuelve necesario
Entablar ciertas características
Que han de conformar otro sujeto para sumergirme en esta realidad enferma
En la cual se convive.
No puedo intentar contener tantos pensamientos con sentimientos,
Que se escapan en los renglones
De un escrito sin orden alguno;

Sería en vano, pues,
El caos no es irracional ante una mirada tan burda de la realidad.
Me interno en mares en los cuales
El fondo no es más que vidrio
Que generan heridas en los pies del caminante;
Y no es cuestión de generar ideales sobre lo que no se es;
Porque independientemente
Haces lo que haces porque ese eres tú.
Comprendo las responsabilidades como sujeto formador que soy;
Pero no por ello seré un cuadrante que se queda en la idea
Dádiva de entender sistemáticamente la realidad;
Es tan variada y múltiple
Que tu intelecto queda rebasado
Por aquellos que han decidido actuar de una forma radical.
Entonces,
La siguiente resolución radica en que
Pase lo que pase
Nuestra mirada se perfilara hacía el frente;
Entender que no hay regreso cuando te declaras amante de las letras,
Y que todos sus códigos morales
Deberían metérselos por el culo
Para luego agachar la cabeza
Ante un pendejo que solo saca pecho
Por tan sólo el supuesto de vivir cómodamente en su miseria.
Porque esta resolución
Radica en escribirle letras a quien las merezca;
Por ello no son pensadas en mí,
Sino en aquella que brindó sonrisas bajo la lluvia estrellada,
Y el telón de la guerra.

jueves, junio 6

El guerrero

El guerrero anhela ser como las aves;
Porque sólo de una manera encontrará 
Su camino: volando. 
El guerrero necesariamente ha de crear algo;
Una verdad.
Es un artista, (porque) aquel ha decidido 
Luchar por su verdad;
Y aún más, (el intentar) expresarla.
El guerrero ha de purificarse 
Desde el lugar que le vio surgir como especie;
Ese lugar donde el horizonte se torna infinito.
El guerrero necesita tiempo y espacio, escapar
Cuando su realidad se difunde;
Por ello su mirada es altiva
Y copta la atención de los demás. 
El guerrero ha de odiar a los humanos
Porque son éstos mismos los causantes de sus heridas;
Aquellos que han de ser lentamente
Superados por aquella alma que re significa al furtivo. 
El guerrero ha de levantarse 
De una y muchas caídas;
Porque su destino es morir por
Una causa: la suya.
El guerrero ha de perecer cuando no anhele volar;
Cuando su verdad sea destruida; cuando se resigne ante la calamidad.
Pero mientras; ha de luchar por su ideal,
Por su locura, por su verdad.  
Son características que simbolizan la realidad del guerrero;
Aquel que busca siempre despertar,
Pero tan sólo bajo el renacer de la larga ceguera
Que significa vivir ante aquellos que se hacen llamar “normales”.
El guerrero ha de luchar ante ello;
Si no, entonces no merecerá este seudónimo.
Su ideal será superar los esquemas que lo atan y le hieren;
Pero para ello ha de trasegar los desiertos que representa
Una existencia incompleta por terceros.
Es por eso que su destino será caer, levantarse, volar
Y encontrar su verdad para ser gritada ante el universo;
Así logrará consagrarse,
Así su vida tornará sentido;
Así ha de tener el funeral de un guerrero, de un artista,
De un ave cuando cae al mar para volver al lugar donde 
El origen encontró un comienzo,
Donde el guerrero ha de comprender 
El silencio que conllevará su misión entre los hombres. 

domingo, mayo 26

Con aquel abrazo

Como el camino que recorremos,
Como los recuerdos de aquel contexto;
Como esa sonrisa que me lleva a lugares con olor a vino,
Como ese abrazo bajo la noche estrellada.
Mira,
“El jaleo de lo inconexo” sigue presente en lo nuestro.
La abstracción y subjetivismo está impregnado en aquel aire que respiramos
Por el cual vivimos; vivimos solo si escribimos.
Aún la incertidumbre no parte,
Al contrario,
Se instala con miras a quedarse un largo tiempo;
(Ese en el cual no jugué con tus hilos dorados)
Más, lo dicho, dicho está
Y la construcción reposa en las palabras
Que alguna vez te dije que habían sido guardadas
Para decírtelas un día cualquiera
En donde la valentía me llegase con un fervor en las venas;
Es decir, un día como este.
A los caminos falta aún mucho por recórreles
Si es que algún día llegan a verse;
Los días se convierten en metáforas
Y las letras bordearan aquel abismo,
Dispuestas a saltar; más, no preguntaran,
No lo harán, te lo aseguro; no lo harán.
Es por ello que tu benévola sonrisa
En cierta medida aplacaran mis dudas y preguntas
Sobre lo que concierne a nuestra historia.
Tu intriga acechara, mientras mis dudas te atraparan.
Y, para serte sincero;
Te comento, en el silencio de nuestra distancia perecedera
Que con aquel abrazo (que me brindo por primera vez el aroma de tu cuerpo)
Yo tengo para un par de anocheceres más;
Si, con aquel abrazo
Puede esperar perfectamente una eternidad más
Para desnudar tu sonrisa, y hacer que saltes al abismo
En la espiral integra que significa la destrucción de tus letras. 

sábado, mayo 18

Tren Azul


Quiero montarte en aquel Tren Azul
Que se llevó consigo los suspiros de una noche fría por la lluvia.
Hace mucho te busco un espacio
En esta compilación titulada Tren de los Momentos;
Pero tu sonrisa,
Envuelta en la melodía del timbre de tu voz,
Aún se pierde
En aquella duda en la cual penden nuestras miradas.
Quiero que te subas en aquel Tren Azul,
Surgido en la necesidad de sentido
A todas esas letras expresadas a tu nombre.
Por ello, tu recuerdo,
Perdido en el camino del frecuente olvido,
Encuentra al fin conexión en aquel sonido del Saxo;
Deberíamos perdernos en esta,
La melodía de Coltraine al recordar tu gusto por Winehouse
Con "Back to Black"(...)
Todo lo dicho, regularmente bajo el recuerdo del roce de los labios.
Aún en vilo, aún en aquella estación;
Aún en la siempre indecisión determinada
De subirte a un simple Tren Azul.

sábado, mayo 11

Aquel lazo


Aquello, lo nuestro, quedo inmerso en el reflejo de tu sonrisa
Y en aquel abrazo de esa tarde noche.
Hay veces que me pregunto
Por qué ya no suelo escribirte;
Y al parecer, todos los recuerdos
Y concepciones realizadas sobre tu silencio,
Me ha de indicar que es por aquella distancia
Que nos atañe hace ya algún tiempo.
No deseo entrar en guerras
De las cuáles no saldré bien librado;
Pero, si bien los días ya transcurren
En el proceso de transformar aquello entendido como realidad,
Y las fuerzas, depositadas
En aquel ínfimo deseo del cambio en general,
Intentar sesgar todo aquello
Que representas para un escriba cualquiera,
Es negarte, y de paso negarme aquella posibilidad
De volar, por lo menos un instante
Con estas: curas para el alma caminante.
Por ello,
Dulce Maga perdida en un rincón de mis recuerdos;
Este recado, no es más que el reivindicar
Aquel lazo que até a la estrechez de tu cintura
En el sueño de un infante
Que te veía con una chaqueta de color gris
Junto a tu sombrilla japonesa, la cual también describí
Cuando te divisé bajo aquella lluvia incesante.
Un recordatorio de ese lazo que se desata de poco a poco, despacio,
Pero que trato de ajustar como lo poco que nos queda.
Y ante todo,
Aquel lazo que representa tu esencia,
Una remitente de tantas letras sin sentido,
De tantas letras caminantes,
De tantas letras irracionales...
Y aún después de los días,
De las semanas y meses que conlleva ya tu partida,
El deseo de escribirte aun me llama,
Y sólo acepto su condición que es muy sencilla: olvidarte.
Después de todo,
Eres Maga,
Y a las Magas, hay que adornarles siempre con Arte.