jueves, abril 19

En una próxima estación


Vos no sabes
Cuanto celos tengo de aquel que ha robado tu corazón,
Y disfruta, como yo, tu fragancia olor a miel.
Si,
Aquella fragancia que me ha hecho volver a creer;
Aquella fragancia que me hace soñar
La locura que deje de sentir
Por un frío invierno del cuál, no se si he salido.
Eres mi escape a un mundo frío y sin sentido;
Un mundo lleno de banalidades, que, siempre me espera.
Tu cadera, tu vientre, tu espalda:
Todo,
Sencillamente todo de ti,
Me vuelve adicto a tu presencia, a tus caricias, a tus besos.
Es por eso que tengo celos de aquel,
Que toca y palpa tu melodiosa piel.
Pequeña Musa de inspiración,
¿Por qué los veranos son tan cortos?
Cómo lo es así misma tu edad...
Niña de mil sonrisas envueltas en un papel celofán:
Aunque me digas: "No me lo digas más"
Te lo digo (no me pongas esa cara) una vez más:
Cuantas cosas te quedan por vivir...
Quizá sea por eso
Que acepto a aquel intruso entre en tu vida,
Que, como este escritor,
Roba tus sueños, tus deseos, tus besos.
Solo por este corto verano te compartiré,
Porqué la decisión pesa más ante la ilusión.
Y espero, anhelo, sueño,
Que en un próximo verano (mejor, que sea invierno)
No andes volando en el sueño de la duda,
Ni te andes desvelando por cosas sin sentido,
Para que vos, junto a las melodiosas alas que he de crearte,
Lleguen hasta aquí, un paraíso eterno
Que descubriremos junto a un amanecer;
Si, esa cosa que aún falta por soñar, por vivir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario