domingo, abril 29

Hogurà


Hay cosas en la vida que no tienen explicación;
Y eso significa errar en mi sentido científico.
Pero tú, aquella dulce cosa inexplicable,
Podrías contarme que es aquello que nos inunda 
Cuando terminamos de leer un libro,
O cuando tu equipo predilecto gana un título.
Es posible explicar cuando un ser amado se pierde
Una noche cualquiera (siempre con esa brisa que roza los rostros)
Por esos azares de esta vida furtiva. 
Posiblemente dirás: la poesía, las letras;
Y todo aquello que sentimos en nombre del Arte.
¿Pero qué es el Arte sino la cosa más inexplicable de esta existencia?
Es por eso que existen cosas que no tienen explicación.
Como un libro de Cortázar, inexplicable.
Hay veces que trato de recordar,
Desde hace cuánto convives en mi memoria;
Y porque aquella imagen que me forje de ti,
Aún convive (ya menos) 
En aquella debilidad que se convierte en fuerza
A la que llaman "esperanza". 
Es algo inexplicable como una sorpresa,
Esas que suelen dejarte con la boca abierta.
Como lo sueños locos, esos que te dejan en un limbo entre lo real o lo irreal,
O como la inspiración:
Aquella maldita que no te abandona;
Al contrario, te seduce, te llama a escribirla. 
Esas cosas son algunas cosas inexplicables,
Como lo son tus seis letras:
"Hogurà"
Me han preguntado qué significan aquellas letras,
Y, a decir verdad, aún no lo sé.
Al comienzo eras un sueño de un infante
Que creía que el mundo era un lugar interesante;
Pero cuando abrí los ojos, y entendí que el mundo
Es un lugar enfermizo, en donde todo esta caído,
Supe que tu imagen no cabía allí; 
Pero no se fue. Sigue allí, quizá como un recuerdo,
Quizá como un poema escrito en algún cuaderno;
Pero no sé qué eres.
Quizá eres la conformación de una Musa, 
O la sinfonía que compone la esencia de ella. 
Al fin y al cabo,
La certeza que tengo es que eres el último cielo a llegar, 
Así que la libertad de nuestros sueños,
Son el camino hacia ese final al que nos enfrentamos cada día:
El precio de la libertad, es el silencio de la contradicción.
Inexplicable como lo que escribo,
Inexplicable como el silencio de las letras. 
Eres otra de esas cosas que no tienen explicación:
Y yo, escribo alegre por ello. 

viernes, abril 27

A los libros


Acompañantes nocturnos,
Amistad con lealtad:
Tesoros sin precio,
Soñadores perfectos.
Los libros son puertas,
Entradas a mundos infinitos;
Sombras que muestran un destino,
Caminos a lugares sin retorno.
Son paz para el alma,
Calma en al turbulencia interna;
Bálsamo del caminante,
Aurora del siempre desvelado. 
Son Musas de poetas,
Obsesiones de escritores, 
Compañeros de lucha, 
Recuerdos en nuestra memoria colectiva. 
Son como infantes,
Que luego crecen tras las páginas,
Para cuando lleguemos a la última,
Nos dejen, una posibilidad de regreso.
La lectura es un lugar donde el regreso es permitido.
Belleza contenida en letras,
Sensaciones transcritas del papel;
Siempre han de decirnos algo,
Aquellos libros que nos atrevemos a leer.
A los libros:
Todos los silencios infinitos que han de llegar. 



jueves, abril 19

En una próxima estación


Vos no sabes
Cuanto celos tengo de aquel que ha robado tu corazón,
Y disfruta, como yo, tu fragancia olor a miel.
Si,
Aquella fragancia que me ha hecho volver a creer;
Aquella fragancia que me hace soñar
La locura que deje de sentir
Por un frío invierno del cuál, no se si he salido.
Eres mi escape a un mundo frío y sin sentido;
Un mundo lleno de banalidades, que, siempre me espera.
Tu cadera, tu vientre, tu espalda:
Todo,
Sencillamente todo de ti,
Me vuelve adicto a tu presencia, a tus caricias, a tus besos.
Es por eso que tengo celos de aquel,
Que toca y palpa tu melodiosa piel.
Pequeña Musa de inspiración,
¿Por qué los veranos son tan cortos?
Cómo lo es así misma tu edad...
Niña de mil sonrisas envueltas en un papel celofán:
Aunque me digas: "No me lo digas más"
Te lo digo (no me pongas esa cara) una vez más:
Cuantas cosas te quedan por vivir...
Quizá sea por eso
Que acepto a aquel intruso entre en tu vida,
Que, como este escritor,
Roba tus sueños, tus deseos, tus besos.
Solo por este corto verano te compartiré,
Porqué la decisión pesa más ante la ilusión.
Y espero, anhelo, sueño,
Que en un próximo verano (mejor, que sea invierno)
No andes volando en el sueño de la duda,
Ni te andes desvelando por cosas sin sentido,
Para que vos, junto a las melodiosas alas que he de crearte,
Lleguen hasta aquí, un paraíso eterno
Que descubriremos junto a un amanecer;
Si, esa cosa que aún falta por soñar, por vivir.

martes, abril 3

Para los días Tristes


Cuando te sientas triste, sola y perdida,
Solo quiero que tomes una pausa;
Mira al cielo,
Y piensa en todos los momentos felices entre tú y yo.

Si mirar al cielo no te calma,
Tranquila;
Ahora cierra los ojos
Y siente mis caricias que allegan desde el mismo Edén.

Y si aún te queda una lágrima en tu rostro,
Recuerda sólo una cosa:
Que te quiero más que al universo entero,
Y que siempre estaré en tu lecho, bajo tus sueños.