domingo, marzo 25

Ángel

Solemos caer, equivocarnos.
Solemos sentirnos solos en un mundo tan grande,
Tan grande que una vida no nos alcanzaría
Para descubrir todo aquel mundo inmenso.
Si, tan grande para aceptar que todo tiene un límite,
Un límite al cual no hemos llegado los dos aún;
Te lo puedo jurar por mi vida.
Pero de eso no es este escrito
Entre tantos perdidos en los cuadernos que escribo.
No, de eso no.
Porque solemos caer; caer tan fuerte, tan duro,
Que creemos que no podemos levantarnos,
Pero no es así.
Porque levantarse es posible,
Porque es lo más grande de esta vida.
Y, al levantarse después de haber caído,
Justo allí, estoy yo,
Cuidándote a la distancia,
Dándote aliento con estas letras
Deseándote una alegría en tu día,
Esperando que sonrías bajo la lluvia.
Soy tu ángel,
Aquel que te protege cuando estás perdida, 
Cuando no sabes que hacer.
Cuando el peso de la vida te cae,
Y pareces que no sales de los pozos oscuros
En los que soles caer;
Aquellos que no son tan hondos por tu coraje,
Aquel coraje que te caracteriza.
Soy tu ángel
Que te apoya en busca de tus sueños,
Que te sigue a cada camino,
Que te forma con cada letra,
Que cree en vos sobre todas las cosas.
Soy alguien que cree en ti,
En tus potenciales, en tu arte.
Por eso me alegra velar cada paso,
Cada letra que escribes,
Para seguir a lo que nosotros llamamos: adelante.
Por eso,
Aunque sea a la lejanía,
Recuerda que alguien te cuida
Y está pendiente de vos.
Recuerda que soy tu ángel,
Aquel que nunca te abandonará,
Aquel que siempre te guiará...


No hay comentarios.:

Publicar un comentario