domingo, marzo 25

Ángel

Solemos caer, equivocarnos.
Solemos sentirnos solos en un mundo tan grande,
Tan grande que una vida no nos alcanzaría
Para descubrir todo aquel mundo inmenso.
Si, tan grande para aceptar que todo tiene un límite,
Un límite al cual no hemos llegado los dos aún;
Te lo puedo jurar por mi vida.
Pero de eso no es este escrito
Entre tantos perdidos en los cuadernos que escribo.
No, de eso no.
Porque solemos caer; caer tan fuerte, tan duro,
Que creemos que no podemos levantarnos,
Pero no es así.
Porque levantarse es posible,
Porque es lo más grande de esta vida.
Y, al levantarse después de haber caído,
Justo allí, estoy yo,
Cuidándote a la distancia,
Dándote aliento con estas letras
Deseándote una alegría en tu día,
Esperando que sonrías bajo la lluvia.
Soy tu ángel,
Aquel que te protege cuando estás perdida, 
Cuando no sabes que hacer.
Cuando el peso de la vida te cae,
Y pareces que no sales de los pozos oscuros
En los que soles caer;
Aquellos que no son tan hondos por tu coraje,
Aquel coraje que te caracteriza.
Soy tu ángel
Que te apoya en busca de tus sueños,
Que te sigue a cada camino,
Que te forma con cada letra,
Que cree en vos sobre todas las cosas.
Soy alguien que cree en ti,
En tus potenciales, en tu arte.
Por eso me alegra velar cada paso,
Cada letra que escribes,
Para seguir a lo que nosotros llamamos: adelante.
Por eso,
Aunque sea a la lejanía,
Recuerda que alguien te cuida
Y está pendiente de vos.
Recuerda que soy tu ángel,
Aquel que nunca te abandonará,
Aquel que siempre te guiará...


miércoles, marzo 21

Sencillez

Pensamientos convergentes en el laberinto de la mente
Sombras oscuras que salen a caminar invocando al pasado;
La armonía de encontrar conexión en los pensamientos
El arrepentimiento ante los errores ya cometidos.
El fulgor de una nueva expresión artística
La alegría de encontrar paz en el silencio;
El color negro que se esconde tras el blanco
El carisma siempre presente en un guerrero.
La conformación de otro ser
El desvelo siempre necesario;
El recuerdo que se pinta de enseñanza
La oscuridad de un escrito sencillo.
El camino es largo
Pero la sombra ya no pesa ante la sencillez de la vida.



miércoles, marzo 14

Hiragana


Y que podemos decir
De esta vida que gira y gira y no para de girar,
Ante esas batallas que encaro cada día al despertar:
Hiragana.
Dulce niña,
¿Qué podemos decir?
¿Qué todo está "bien"?
¿Qué todo irá "bien"?
¡Bah!
Tú y yo sabemos que nada es lo que parece,
Ya que las guerras se luchan en contra de muchos:
Uno mismo.
Ahora tú te has convertido en aquella dulce silueta
Que ya mis recuerdos no dibujan.
Esa silueta frágil que deseé en el salón de preescolar
Cuando creí que la realidad, esa que te venden
Era una salida; (¿a dónde? No lo sé)
Solo para darnos cuenta que nuestra vida
Es sólo una entrada, porque
Cada uno decide a donde ir,
Cada uno decide correr su suerte,
Cada uno decide vivir como pueda.
Yo te escribo por una razón que no logro descubrir;
Más,
Coger un esfero,
Recordar el viejo tiempo
Describirlo en un cuaderno
Se torna perfecto y sublime,
En esos días en que la vida
Nuestras vidas, parecen casi idas, perdidas en algún lugar de esta existencia.
Prima:
Desde aquí, el otro lado de nuestro silencio,
Makoto te ha escrito letras
Con el fin que al menos una sonrisa
Surja en tu rostro, y adorne tu cabello color claro castaño.
Que tengas un buen día compañera de mi vida,
De tu vida,
¿De qué vida?


martes, marzo 6

Desde Allí

Allí,
En el centro inventado por el silencio.
Allí,
en donde parece que ha llegado el resurgimiento.
Si, allí,
Donde te encuentras a ti mismo.
Allí en donde lo has inventado todo
Y aquellos no destruyen nada.
Allí, donde las miradas absortantes
Sueñan con volar en aquel cosmos sin final.
Allí en donde los sueños nacen
Y se rehacen en el gesto de mirarse.
Sí, allí;
Donde somos todo,
Donde somos nada
En donde somos uno.
En donde volamos y regresamos
En un solo instante, fugaz, palpitante;
En donde eres el observador del mundo
Y eres el más observado de éste:
El fiel mundo incesante
Creador de materia prima al instante.
Y sí, allí;
Dentro del centro que no es centro,
Del centro que no existe,
Del centro que reinventaste.
Dentro será otro el universo,
Y será el momento de ser el observador
Y viajero del silencio.
Sí,
Aquel silencio eterno...