jueves, febrero 23

Itaru


Itaru:
Mi Itaru.
Tú, que andas perdida en las letras del olvido,
Hoy observas junto a mí el fin de algo.
No preguntés de qué;
Tu "otösan" regularmente no sabe 
Donde se encuentra parado. 
Pero no te preocupes, 
Encontraré ese centro;
Y allí me quedaré.
Falta poco,
Te lo aseguro pequeña Itaru,
Itaru de mi vida. 



lunes, febrero 20

En estos Días

Los recuerdos "pervertidos"
Nublan mi mente en estos días
En donde la lluvia aterriza contra el asfalto con furia.
Los días se hacen eternos,
Y escapar ya no está presente en los libretos.
Y qué más da
Si los días ya mueren 
En el alba del amanecer creciente.
Los besos perdidos en el pasado
Son el pan de cada día,
Y los abrazos perdidos en el verano
Me dan frío en vez de calor humano.
Los recuerdos juegan en mi mente
Como fichas de ajedrez, sin caballos;
Y los suspiros incrementan 
Como la respiración entrecortada del llanto.
Las noches son días
Y los días son noches.
Las estrellas se esconden
En ese mar negro, oscuro
Que nos regala el cielo
Que nos quita el infierno.
Y el silencio se vuelve en la Musa
Más preciosa del poeta,
En donde tan sólo una mirada
Basta para volver a volar en los sueños de una noche con estrellas.
Son estos días
En donde todo cambia de vigías.
En donde
Los sueños y las huidas
Se convierten en enemigas suicidas.
Si, son los días
En que los recuerdos
Nos comen en silencio, y nos dejan 
Sin salida.

lunes, febrero 6

Condena


Y perdí lo más grande
Lo más lindo
Lo que yo pedía.
Y tengo que irme.
Yo, que tanto te esperaba,
Y ahora que te tengo; que te tuve,
Abandone mi suerte y el olvido de poder amarte.
Pero, como acordamos, tú fuiste la ganadora;
Y así es, y así será recordado.
Porque allí afuera alguien te espera.
Más, a mí, me espera el infierno del poeta:
Un infierno solitario y lleno de mentiras,
De musas que se pierden en la oscuridad siempre divina.
Que linda eres en verdad
Mi musa de inspiración silenciosa, perfecta.
Mis letras me llaman,
Y quizás, ese es el sacrificio:
Tú, y mi vida,
Por la condena de la literatura
De las letras, de las rimas.
Te vas, y no puedo hacer nada.
Tan sólo el llanto silencioso
Se apodera de mí ser
Y se convierte en melancolía pura,
En melancolía enceguecedora.
Te vas, y yo te beso en la mejilla
Deseándote suerte en tu viaje; en tu vida.
Y yo me quedo allí,
En aquel centro que no es centro
En aquel lugar que nadie conoce,
Aquel lugar en donde vos y yo
Fuimos alguna vez un sueño del amor,
Aquel sueño que se sacrifico
Para que tú y yo no perdiéramos la razón.
Te quiero, adiós,
Y las gracias desde el corazón. 

jueves, febrero 2

Póker

Como en la vida todo debe aprenderse,
Nadie me enseño a jugar las cartas.
Tuve que aprender de mis errores
Tras apostar por las cartas equivocadas;
Aunque de estas, siempre queda algo.
Llegue al juego de la vida con mucho por apostar.
Ahora, me juego mi última mano
Para seguir jugando en la mesa del azar;
Aquella de la cual no quiero irme como un perdedor,
Sino como el gran jugador que aprendió de sus errores y gano.
Poseo mi último apartado de fichas
Y como siempre, van al centro de la mesa.
En mi mano contengo dos cartas no muy favorables;
Espero que la última carta que se destape
Traiga consigo aquel poco de fortuna que necesito:
Sólo pido eso
Esa carta que aún me mantenga en juego.