viernes, enero 27

Esperanza


Mientras los días transcurren con ese matiz frío, oscuro,
El viajero trata de levantar cabeza
Para encontrar la constelación del sur
Y buscar ese cielo:
El más lejano y a la vez más cercano.
¿Sabes?
Quisiera tener la respuesta a porqué esta vida
Linda en su ufanía, 
A veces suele ser tan dura 
Con las personas que intentan rebelarse ante esta realidad caída. 
Mi niña,
Mi esperanza de amor, única esperanza de amor. 
Desde el infinito de las letras, de los días, y las horas
El sol cae en nuestra ventana para recordarnos
Que la literatura es el gran puente suicida
Por el cual se forja la esperanza de encontrarnos algún día. 
Que aunque al amarnos más y más,
Y aquel sufrimiento de por medio sea cada vez más insoportable,
La locura que envuelve nuestras mentes
Hace que nuestros cuerpos se conviertan en aire
Y los te quiero y los te amo
Sean la esperanza del cruce infinito de nuestras manos. 
Día a día aumenta la ilusión al lado de la desesperanza;
Pero prométeme que lucharemos hasta el final
Y que de mí nunca te vas a soltar.
Eres todo lo que yo deseo en esta existencia,
Siempre pérdida en los ojos cafés que son tuyos,
Tan sólo tuyos mi vida. 

viernes, enero 20

Batallas ganadas; Batallas perdidas

Las guerras son largas, eternas,
La vida misma puede considerarse, en una definición etimológica,
Una guerra contra el mayor enemigo: uno mismo. 
Más, las batallas (de la vida) pueden ser cortas, efímeras
Como el leve susurro de los árboles en otoño. 
Habrá batallas ya luchadas, otras por luchar, las que nunca lucharemos,
Habrá cientos de enfrentamientos en la memoria individual;
Batallas que se dejan a medio luchar,
Como el son nunca encontrado,
Como el acorde nunca tocado.
Batallas que se pierden,
Como las lágrimas derramadas
Como el llanto ahogado por el que está lejos.
Batallas que se ganan,
Como la sonrisa de satisfacción por haber arriesgado
Como el beso bajo el teatro de la vida marcado por la lluvia infinita.
Habrá batallas en donde no se sabe que pasa alrededor,
En donde el silencio suele ser el mejor postor. 
Batallas de gritos,
De miles de razones nuca válidas.
De mentiras, de engaños,
De proezas, de resguardos.
Habrá batallas en donde el contrincante es tu ideología,
En donde el mundo se te viene encima;
En donde quieres que todo se caiga al piso
Y jamás regresar a este mundo, a veces, tan vacío.
Batallas ganadas, perdidas;
Batallas y batallas que pasan 
En esta rivalidad contra uno mismo llamada: Vida.
    



jueves, enero 12

¿Estarás?


Oh corazón 
Que ciudad tan sublime. 
Si, es perfecta, es la ciudad de los sueños
De los suspiros, de los veremos.
Si tú vieras y sintieras cuando esa ciudad se destruye
Se vuelve cenizas, expira y vuelve nacer.
Si tú vieras como yo la veo;
Porque todo es silencio, y ese silencio
Rompe los mares de entendimiento, las calles, el "te quiero". 
Porque tú estás allí corazón
En el silencio, en el veremos,
Siempre detrás de las cortinas falsas de esta vida. 
Estas donde no te veo,
Estas donde todos se esconden.
Estas, no te veo, pero estas. 
Porque palpo tus delicadas manos
Y todo el mundo (mi mundo) se va al carajo. 
Porque al cerrar los ojos y besarte
Todo renace y vuelve a comenzar. 
Estas donde no llego, donde tan solo sueño.
Estas, tan solo sé que estas; más ya no te puedo palpar.
Corazón tu eres el final de todo, el final a llegar. 
Eres el sueño del despertar o el de ahogarme más. 
Vos tan sólo estas cuando no hay más.
Porque al cerrar los ojos una vez más
El mundo se cae a pedazos
Y sólo quedas tú;
Allí, ida, siempre con la cabeza en otro mundo sin salida. 
Siento como estas junto a mí y juego con ello,
Lo vuelvo mi pasatiempo.
Pero, ahora ¿estás corazón?
¿Sigues existiendo?
¿Te hallaras mañana junto a la estación de la Nacional?
Estarás mi niña; ¿Estarás?


miércoles, enero 4

Réquiem Maga


Cuestionarme por qué te vuelvo a escribir,
Sería algo estúpido de mi parte.
Mira, “La vida es una rueda que nunca frena”
Y a pocos días de partir nuevamente
A un destino que busca ser eso mismo,
Me vuelve ese coraje perdido
En estas letras relegadas durante los hechos sucedidos.
Maga;
Eras como esa niña reprimida
A quien le tocó cambiar los sueños por aire.
Te refugiabas en tus ensueños
Pero estos no florecían, estos te hacían daño.
No te preocupes:
Soy luchador de guerras y contigo supe perder.
Pero Maga, ven,
Resurge, vuela, sueña.
No te estanques al caminar sola por la deriva incierta
Y piérdete un rato en el olimpo, en tu paraíso. 
Escucha tocar aquel piano del destino;
Trata de no ahogarte en los mares de ese silencio
Tan destructor, tan maldito.
Sobrevive el desierto de vender los sueños;
Y enséñame esas manos que se olvidaron de plasmar arte
Para venderlas a ilusiones que no son tuyas.
Véndete, como alguna vez lo hice:
Pero no olvides tus sueños, no lo hagas. 
Móntate en este tren que no va a ningún lado
"Que mis manos ya están cansadas 
De coger el mundo con los puños apretados".
Si, con estas letras te doy
El Réquiem a tu figura esbozada Maga,
Siendo lo más probable que jamás, lo sepas.