miércoles, diciembre 21

Bienvenido(a) una vez más al mundo del Teatro


Algarabía profunda
Silencio absoluto.
La magia de los ojos expectantes
El camino a la realidad expuesta.
El minuto antes de saltar al escenario
Se convierte en mil horas
En un mili segundo;
En el todo.
Se siente el palpitar del corazón
Pum, pum, pum.
Los aplausos esperan
Los abucheos exasperan.
El todo y la nada
Reunidos en el primer verso
En el último suspiro.
Cierra los ojos;
Bienvenido(a) una vez más al mundo del teatro.
Siente, observa, huele
A las personas expectantes;
Deleita la magia de este asombroso arte.

viernes, diciembre 16

Coleccionista de Recuerdos


El que decide dar su vida a las letras es tantas, pero tantas cosas
Que suele perderse en las lógicas que envuelve cada una de éstas.
Es por eso que aquel es un ser complicado:
Busca encontrar el equilibrio en vanos puntos de la existencia.
Supongo que las personas suelen hacer lo mismo;
Más, al sufrirlo de una manera individual,
Pienso que es único, y que posiblemente
Sólo sean los problemas existenciales de la juventud.
Porque aquel ser, persistentemente ansía de todo un poco;
En eso infringe el escritor,
En observar tanto, que quizás no profundice en nada.
Quiero cambiar eso y convertirme en lo que yo deseo,
Llegar a ese centro.
Un poquito de aquí, de allá
Y no llegar a decir: "Sólo soy"
Por esta razón me gusta sentir lo único
Que pueda poseer un ser humano:
Los recuerdos.
El escritor es un coleccionista de recuerdos, de momentos
Porque de estos, conformará su vida literaria.
Por eso los colecciono, los guardo
Más no los convierto en mi vida.
Siempre se vive el momento;
Se ríe, se llora, se sufre, se convierte en escrito.
Pero no se vive de los recuerdos.
Vivir no siempre significará alegría,
Vivir también es la nostalgia de intentar olvidar todo aquello que dejamos en anteriores días.
Entonces la colección no son más que metáforas
Que se muestran a quién las quiera leer;
Y los que no entienden esta sencilla consigna, suelen comprender incorrectamente:
Aquellos siempre querrán tener la razón,
Y es normal por la egolatría que envuelve su dolorida risa.
Por ese motivo, el coleccionista de recuerdos calla
Y escribo otro mar de letras en su cuaderno.
Por ello:
Cuando te fuiste
Pude entender que siempre te viví,
Que siempre te soñé, que siempre te esperé.
Y aunque erré y me equivoqué: lo acepte.
Constantemente insistí en que quería volver; volver a empezar,
Y esas cosas.
Y, aquel tiempo que estuve junto a ti
Se suma a mi colección, se suma a mis recuerdos.
Y cuando volvamos a leer estás letras
Tu linda sonrisa aparecerá en mi mente
Y te extrañaré;
Pero por mi vida, ya no te querré.
El coleccionista de recuerdos
Nos es más que un viajero
Que sale de viaje a otra estación
En busca de otro recuerdo.
En busca de otro recuerdo.


miércoles, diciembre 7

Tren de los Momentos II


Perder para ganar;
Fórmula que el perdedor emplea como consuelo,
Ante la retractación de sus propios hechos.
Son pocas las veces que escribo con la razón
Y el corazón a la vez;
Porque las letras se desvían
Ante aquellos sueños que duermen en esta poesía;
Pero no los despiertan, nadie logra despertarlos.
Por ello, se suele vagar por caminos, por idas, por calles;
Encima de carrileras de destinos ajenos, propios,
De destinos que buscan ser eso mismo: destinos.
El Tren de los Momentos II
Es una metáfora más, es una perdida más.
Obtuve lo más grande, y le dejaré ir.
¿Por qué?
¿Por qué te vas, dulce silencio con sabor a tabaco?
¿Por qué te vas?
No me respondas, porque te terminaría creyendo.
Un día me aseguré que llegaría el momento
En que debería estar quieto
Para no interceder más en la vida de los sujetos.
Pero es tan difícil,
Es tan difícil vivir y dejar vivir,
Es tan difícil cargar con este peso.
No diré nada, no molestare a nadie.
Mi silencio será la carta de presentación,
Y no me importa lo solitario que suene eso,
Porque siempre existe alguien que me cuida
Aunque sea a distancia, aunque sea en silencio. 
“Tan sólo me iré, a buscar otro lugar”
Como diría aquel poeta.
Me iré a ningún lugar
Para encontrar la nada de lo total.
Estaré allí, como de costumbre, pero sin existir;
Sin pensar en cómo ven esto y aquello,
Ya que pienso en cómo las personas toman un escrito u otro,
Y aquello me quita lo más valioso: mi libertad de escribir lo que deseo escribir.
Por eso tan sólo seguiré rayando, garabateando;
Extrañando esos ojos, extrañando esa frase
Hasta cuando me revele definitivamente ante el sublevado noveno cielo.
Además,
“El Tren de los Momentos mira viene y va,
Mira viene y va”



sábado, diciembre 3

Cosas que no cambian

Junto a las cosas que no cambian así pase el tiempo,
Persisten los días en que eres lo primero que pienso al abrir los ojos
Y las noches donde me acuesto fantaseando con tu brisa. 
Hay cosas que no cambian.
La inspiración muta a cada momento, a cada instante
Mientras recreo tu silueta perdida en aquellos falsos recuerdos. 
Por ello, acariciar tu cintura en esta leve ufanía,
Es aquel suspiro que aún me mantiene vivo el que se hace presente;
Y allí, sólo allí, vislumbro que esta vida como diría aquel Mendoza:
“No es más que una metáfora del sufrimiento”.
Pero es más:
La vida es más de lo que nuestros sueños apenas llegan a palpar:
Porque yo a ti te palpo en mis sueños, te vuelvo falsamente mía.
Es que ese aire que solía regalarme tu aroma
Lo tomo como el tesoro que he ganado con mi esencia;
Y aquella alegoría que volví este escrito por tu sonrisa
Yo la vuelvo mi triunfo más grande.
Cosas que no cambian;
Aunque he de aclararte, que tú y yo cambiamos
Por el aire ajeno que respiran nuestros cuerpos: 
Aquello es lo que nos ata al silencio que pudimos ser.


martes, noviembre 22

Bailarina de Ballet III


Mi Bailarina de Ballet
Partió una noche de septiembre,
Acompañada por esa brisa que roza los rostros.
Bajó del escenario, tomó sus zapatos,
Y se marchó sin mirar atrás.
Se fue cansada de tanto bailar y bailar
Sin encontrar conexión en su coreografía;
Esas conexiones que hacen al Arte una cosa inexplicable.
Huyó cansada de luchar contra algo que no existió:
El fantasma llamado pasado.
Viajó en busca de libertad,
Atada a los grilletes de la egolatría.
Decidió irse justo en la noche,
En que le daría mi razón de ser; que cosas.
Dijo que fue tarde; no es así.
Si se hubiese hecho tarde,
Nunca habría estado listo para entregar aquello
Que no quiso recibir.
“Se es tarde cuando se ha decidido saltar al abismo
Aunque no se lleve paracaídas”.
Bailó frente a mí como lo que era,
Por eso esperaba en silencio un poco más de ella;
Ese poco más de las personas
A las que les dices debes cambiar esto y aquello.
Por eso,
El amor es el arte que debe crearse
Desde la imperfección del ser humano.
Porque el amor es la imperfección que crea algo: Arte.
Entonces recuerdo,
Que alguien alguna vez me dijo:
"Si vas a querer a alguien, quiérela por lo que es
Y no por lo que tú quieres que sea"
Entonces yo quise a mi Bailarina por lo que era
Y erré en que pretendí cambiarle.
Me gustaba cerrarle las puertas;
El querer es cerrar puertas para abrir otras nuevas.
Nunca le abrí nuevas puertas: he ahí el problema.
Por eso me voy
Fueron sus últimas frases cuando recogió sus maletas
Casi vacías por mi maldita egolatría.
Y en aquellos momentos que bailamos a la par,
En esos lapsos que nos entendíamos,
Yo observaba como ella bailaba al compás de mi melodía.
Y todo ello ha de quedar registrado en la memoria prohibida
De estas letras pintadas por su sonrisa.
Y ahora,
Frente al teatro de la vida,
Bajo la lluvia de aquel beso, de aquel día,
Sólo queda una palabra
Precedida por signos de interrogación:
Aquella pregunta que solo el tiempo ha de responder: ¿Fin?


lunes, noviembre 14

Esa certeza


Contigo logro descubrir una certeza,
Certeza de algo; ese algo que no logro siquiera definir.
Pero hay certeza.
Me preguntas: ¿qué clase de certeza?
No tengo idea de como conformaste aquella certeza;

Y para serte sincero, no lo sé; esta vez no tengo miedo de decirte no lo sé.
Aunque te confieso que me encanta cuando me cedes aquella certeza
Que es plasmada acá: en mis letras,
Y por ahí va nuestro camino, en el medio del alma perdida.
Gise: 

Eres importante en un gran sentido.
En buena medida de mí vida estás tu;
Guiándome, sonriéndome, y lo que más me gusta: peleándome.
Como nos gustaba pelear.
Por esto, por aquello,
Por aquí, por allá.
Porque nos gusta corazón, nos gusta.
Y en general, para intentar ser claro desde este momento,
Esa certeza es como una especie de conciencia.
Me explico.
(No te olvides de la certeza que me salgo un ratico)
Eres como aquella voz que susurra en mi interior,
Cómo el primer sorbo de café al amanecer,
Cómo el bolígrafo que está encima de mi silla,
Cómo la lampara que alumbra mis noches más solitarias.
Eres el resumen de aquellas cosas que me gustan;
Pues, me mantienes alegre ante los problemas de esta difícil existencia.
Tu te has convertido en la salida a ese algo que aún no he descubierto hacía donde va;
Y ello me hace recapacitar bastante sobre nosotros.
No te inquietes,
Que vos eres cielo: un sereno.
Quizá por ahí ande el cuento de la certeza,
De las letras,
Del anime, y que sé yo que cosas más.
Pero esa certeza está,
Ahonda, vaga por los silencios de esta vida;
Deambula, y suele hacer remolinos y tormentas en este laberinto llamado memoria.
Recuerda que no debemos olvidar las consignas primordiales,
Y no me refiero a la lógica ni a la razón pura.
No, eso no:
Pero tampoco a esa locura desbordante.
¿Me entiendes?
Es como el centro, al centro que intento llegar contigo o ya sin ti.
Quizá ahonde la certeza por acá,
Y no sé si ella (la certeza) se pierda en éstas y en las muchas respuestas que busco para definir lo nuestro: Leyenda.
Esto (lo nuestro) es una Leyenda.
Más, hay que perpetuar que las Leyendas no se escriben por meses o por años,
Se escriben para toda la vida;
Quiero que disfrutes al máximo tu vida y que nunca huyas como cobarde.
Y aunque (quizás) supongas que por acá anda la certeza
No me parece que sea el camino más loable para esta. ¿O sí?
No importa; lo trascendental es que hay certeza.
Por eso eres tan importante
Que hago un intento vano al tratar de definirte en mis sueños.
No te olvides de mí,
Ya que ahora me subí al tren.
Y cuando nos encontremos bajo esa noche estrellada, te explico todas las metáforas de este escritor loco y viejo poeta cualquiera.
Por ahora,
Déjame guardar tu certeza en una caja de cristal
Para despedazarla en las rimas escritas y por escribir.
Porque esa certeza a la cual hago alusión, quiero que la guardes vos un rato;
Guárdala en el silencio, en tu silencio, en mi silencio,
Guárdala un rato sólo para vos, que yo he de perderla en la próxima estación.

viernes, noviembre 11

Por lo que luchas


La vida suele ser dura.
Suele estar marcada por rostros cansados,
Idos, esclavizados.
Suele ser regida por la desigualdad;
Dominada por el ruin dinero.
Suele ser pesada,
Suele ser fatigante;
Muchas veces frustrante.
Suele ser de todo esta metáfora a la cual llamamos vida.
Pero, hay imágenes que te unifican,
Que traen a tu memoria aquello por lo que luchas,
Por lo que quieres y a quienes quieres.
Si, haz tuyas esas imágenes
Y respira hondo nuevamente.
Sé que hay momentos de oscuridad
En donde el túnel no avisa ni una pequeña luz;
Pero eso también es vivir.
Porque sufrir también es vivir.
Así que altiva tu mirada,
Mira hacía el frente,
Y si falleces, hazlo luchando.
Te aseguro que si luchas con el alma,
No morirás; porque has de vivir en el recuerdo 
De quienes te han visto luchar.
Levanta tu rostro cansado, demacrado
Y recuerda constantemente por aquello que estas luchando.






jueves, noviembre 3

Ángel Azul


Apacible brisa mañanera
Ocaso del atardecer entrante,
Horas infinitas desiertas
Luz del caminante agobiante.
Última esperanza de amor
Única esperanza de amor;
Total esperanza de amor
Silenciosa esperanza de amor.
Por siempre mi ángel azul
Por siempre Musa de inspiración,
Musa de las Letras
Musa de mi dolor.
Silencio perenne al amanecer
Voces que gritan al anochecer;
Caminos cortos de esperanza
Kilómetros a la deriva de la distancia.
Dulce néctar no tenido
Dulce aroma que apenas suspiro;
Mis letras malgastadas
En tu corazón siempre sencillo.
Inquietante sombra en el camino,
Aura que aparece en mis espejismos;
El todo de mis sueños,
La nada de los hechos.
Impasible diosa perdida;
Son los tormentos de ésta vida.
Una metáfora para el poeta
Otra realidad para esta novela.
Tú, eres algo
Que no se podría describir en letras.
Tú, eres algo
Que mi poesía apenas llega
Tú eres algo: Eres todo.
Eres lo que este loco desea
Espera, anhela.
Eres el sueño
En el cual el silencio
Deposita sus fuerzas
Para crear el amor verdadero, sincero
Etéreo.
Eres aquello a lo que yo más quiero
Ángel azul de mis sueños.







sábado, octubre 8

Arquitecto de Sonrisas

Tu sonrisa es un enigma;
Un enigma precioso
Porque esta me ha dejado tu rostro
Tatuado en este laberinto llamado memoria.
Tu sonrisa es lo más bello,
Lo más lindo,
Lo más precioso en este mundo frío y gris.
Me ha dejado una huella,
Un recuerdo;
El recuerdo de vos sonriendo
Bajo las noches estrelladas de nuestros besos.
Tu sonrisa,
Tu linda sonrisa.
Cuanto quisiera ser el arquitecto
De aquella sonrisa,
Y comérmela solo a besos;
Pero aquella linda sonrisa,
Ya no se deja ver,
No se deja.

miércoles, octubre 5

Juramento


Que las letras sean nuestro gran refugio e inspiración.
Que los sentimientos no se escuden tras ellas, y salgan a flote como una flor en primavera.
Que tu vida y la mía pendan del hilo de la locura ciega y certera.
Y que nuestras almas encuentren el camino de la libertad y felicidad perpetua.
Tú me escribirás a mí,
Yo te escribiré a ti.
Seremos como locos inocentes tratando de buscar una razón del porqué esta pasión.
Como transeúntes de esta realidad efímera que parece más loca cada día.
Como miradas tristes y perdidas en este mundo banal y sin salida.
Como poetas tercos guiados por los dioses,
Seremos luz de estrella, consuelo del que espera, esperanza del que crea;   

Seremos ángeles que levantarán sus alas una vez más para volar juntos en la realidad eterna.

Att: Soñador


lunes, octubre 3

Principio del Fin


Hay mil maneras de iniciar un escrito;
Pero regularmente no encuentro la adecuada.
Casi siempre inicio en algún lugar
Para terminar en otro,
Dando la impresión de que escribo cartas
A un destinatario que quizá, nunca las entiende.
Mira; La vida son tantas cosas
Que suelo perderme en cada metáfora que significa esta;
Me extravío en ellas,
Dejando la puerta de mi realidad abierta.
Más, parece que aquello no da más, y que una etapa marca un final.
Entonces,
Al decir esto me contradigo,
Porque suelo decir:
Nada en esta vida tiene final,
Quizá un término, pero nunca un final.
Pero las excepciones existen,
Y hay veces que las palabras no alcanzan para expresar lo que sientes.
De esta manera,
Puedo decir, que esta es una excepción
Entre tantas en las que compete la vida,
Y que aquella forma,
En que se maneja ahora la lógica de mi entendimiento,
Ha llegado a su fin.
Porque el fin, como dirían, no es más que un nuevo comienzo.
Intento revisar constantemente el porqué de las cosas,
Y solo encuentro respuesta en el lugar donde me defino,
Donde soy capaz: Las Letras.
Porque aquellas malditas, y a la vez enaltecidas,
No hacen más que pedirme
Que evolucione hacía lo que ellas siempre han esperado:
El elixir del Silencio eterno.
Y Tras los ocho cuadernos llenos de escritos,
Y las miles de hojas sueltas, por estos,
Los rincones de la existencia,
Presiento que un fin se acerca;
El fin de esta era.
Y en aquel momento,
En donde toda esta mierda estalle,
El silencio se convertirá en cielo
Y ya no habrá posibilidad de regreso.
Y sabré, que la Literatura habrá roto otra frontera de la vida.
Yo, allí,
Perdido en mis recuerdos y mis escritos,
En mis Letras, en mis Musas,
En mi Literatura; Volaré.
Y no coexistirá nada allá afuera
Que detenga la creación de una nueva poesía incierta.
El principio del fin comienza,
En esta: La profecía del loco poeta.




sábado, octubre 1

La Gata Camina



La gata camina por esta casa
En busca de algo que nadie sabe que es.
Gatea por el piso
Lamiendo su pelaje con esa lengua roja,
Con esa saliva cortante.
Camina por esta casa
Buscando un ratón que nunca encontrará;
Para otra noche de cacería en vano, entre tantas.
La gata camina por la casa
Buscando acomodarse en mis piernas
O dormir en mi espalda.
La gata se pasea por el frente de mí
Mientras escribo, que ella,
Camina por esta casa,
Camina por entre mis ojos,
Camina por entre mis recuerdos.
La gata no hace más que caminar por esta: su casa.

jueves, septiembre 29

Bitácora de Viaje

Los caminos pueden ser largos o pueden ser cortos;
La apuesta alta o baja;
Las horas tornarse eternas,
La vida necesariamente incierta.
El paraíso se puede quedar corto,
El tren puede estallar en lo que es: Un momento.
El viajero puede recorrer viejos senderos,
La diosa de esta literatura puede cambiar y renacer de nuevo.
Esta vida es tan clara, como el oscuro fondo del océano.
Por eso el agua es vida;
Porque es otra metáfora que se suma al llavero de alegorías.
Metáforas y puentes,
Vías de Tren y cielos infinitos,
Letras y Letras en cualquier rincón de la existencia.
Todo puede ser expresado,
Por lo menos en lo más superfluo:
Porque estos (los escritos) nunca alcanzarán,
Pero es un puente que yo brindo.
Y por hay anda el entendimiento
De este signo de interrogación
Que a veces abre o cierra una pregunta;
Que suele abrir y cerrar un telón.
Esta bitácora de viaje
No es más que un camino trazado,
Pero con una base fija: lo que soy, lo que eres.
Las letras toman vida
Y te hacen recordar que esta bitácora
No hace más que decirte lo que en silencio he visto
Y pocos han querido escuchar... 


lunes, septiembre 19

Gracias por escucharme

Las excusas no sirven
Cuando lo hecho, hecho está.
Los pretextos que pudimos inventar,
No sirven de nada cuando llegamos acá:
A las Letras, a la esencia.
Suelo equivocarme mucho
Porque me creo el centro del universo.
Y hay algo claro aquí: no lo soy, nadie lo es.
Esta vez tengo que aceptar
Que hice las cosas como no debían hacerse,
Y que aquella confianza que tenía,
Debo recuperarla paso a paso.
Quiero que sepas que te quiero mucho,
Y es lo único que me importa decirte en este momento.
Eres algo especial,
Y de ahora en adelante,
Tan sólo trataré de hacerte más feliz.

Gracias por escucharme. 

lunes, septiembre 12

Bienvenido a un Paraíso


Si me preguntas qué es el paraíso,
Te responderé:
No sé qué es el paraíso; no sé qué es.
Pero si me preguntas:
Para ti, ¿Qué es el paraíso?
Las cosas cambian.
Porque no te digo una verdad única, 
Te digo la mía.
El paraíso es un estado
Entre los muchos que has de estar en esta metáfora llamada vida.
Es un estado en el cual has trabajado para llegar a él;
Y tendrás que trabajar aún más para estar en él.
Y no me malinterpretes cuando me refiero a trabajar,
Esa palabra ha sido transmutada durante el pasar del tiempo.
Mejor te cuento; no, te cuento no,
Te doy la bienvenida al paraíso,
Ya siempre será mejor compartido.
Te doy la bienvenida persona cualquiera,
Te doy la bienvenida.
Porque al intentar sesgar por primera vez un estado parecido al cual me refiero,
Mi primera condición fue invitar a buscar este lugar, este leve sereno.
Así que si quieres compartir algo conmigo,
Lo que sea,
No importa; Siempre será bienvenido.
Que yo te comparto lo único por lo que nací:
Letras.
Mira:
Somos humanos por nuestros deseos mundanos;
Y podemos observar miles de cosas, hechos, señales.
La cuestión no es esperarlas; es buscarlas.
Es buscar en la más pequeña planta
La grandeza imponente que pueda significar un roble.
Es buscar en la mirada perdida
El ángulo perfecto para entender lo que piensa aquella persona.
Es naufragar y hundirse
En los mares de cemento y silencio,
Porque el humano no es solo carne, respiración, reconocimiento.
Trata de olvidarte un rato de tu naturaleza humana
Y vuélvete aire; vuélvete aire.
Nunca olvides a quién te quiso;
No olvides, jamás olvides.
Tampoco vivas de los recuerdos.
Crece, vive, ríe, revoluciona;
Eso significará que realmente valoras mis Letras.
Es un paraíso en el que apenas desempaco
Y ya observo las primeras casas del camino que significa el allá.
¿Hacia dónde?
Que importa, solo sé que es hacia allá...





jueves, septiembre 1

Resignado

A esa tarde de septiembre. 
Resignado.
Mi amigo solo está resignado.
Solo observas,
Tan solo miras y suspiras.
Celas.
Sabe que está perdido
Sabe que sus sueños ya vuelan
Junto a otros silencios inquietos, placenteros, benévolos.
Amigo:

Tan solo te resignas ante esta.