martes, agosto 30

Konita

No estamos locos
Es la sociedad la que nos encierra
En la burbuja de la sobriedad.
Si quieres
Puedo enseñarte a amar
Como los veranos perdidos en letras
Y las horas gastadas en la zozobra.
Konita,
Tú que has llegado a mi vida
No quiero que te vayas
Ya que navegas en el corazón
De un escritor.
Te enseño lo que sé
Y aquello es mucho.
No soy un rompe corazones
Pero si sé querer.
Eres mi nueva esperanza
Como la poesía muerta
En anaqueles llenos de polvo;
Sea como la magia instruida
Y la alquimia
De aquel escritor lúgubre.